Obesos abdominales con un IMC normal

No te fíes de tu índice de masa corporal, ni tampoco de tu ingesta de calorías; recientes estudios nos advierten de que cada vez más mujeres jóvenes padecen obesidad abdominal.

índice de masa corporal

El índice de masa corporal se calcula dividiendo el peso en kilos entre el cuadrado de la altura en metros. Sin embargo, aunque estemos dentro de los baremos que se consideran “normales” (entre 18,5 y 25), puede que tengamos un gran porcentaje de grasa corporal.

En Estados Unidos, el National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES) ha calculado que, cada año, las cinturas de las mujeres aumentaban una media de 0,37% y en un 0,27% la de los hombres, mientras que los índices de masa corporal se mantenían estables. Según el NHANES, se puede considerar obesidad abdominal cuando la circunferencia de la cintura supera los 88 centímetros en las mujeres y los 102 en los hombres.

Tampoco la ingesta de calorías determina la falta de obesidad. Los datos del NHANES revelan que en los últimos 20 años no ha variado la alimentación en ese país: se consume las mismas calorías diarias, grasas, hidratos de carbono y proteínas.

La Universidad de Stanford tiene la explicación: si en en 1994 un 19% de las mujeres adultas confesaban no realizar ninguna actividad física, ese porcentaje se ha disparado a más de un 51% en 2010.

¿Y en España?

“Los españoles ingerimos 300 calorías al día menos que hace veinte años, pero también gastamos 800 calorías menos”. Son los cálculos elaborados en las “Guías Alimentarias, estilos de vida saludables y promoción de la salud”, Curso de Verano de la Universidad Complutense de Madrid.

El director de dicho curso, el doctor Javier Aranceta, nos indica que “hemos perdido el instinto de saber la cantidad de alimentos que debemos comer”. Hay que escuchar al cuerpo, comer conscientemente y, sobre todo, no olvidarse de la hidratación. Nuestro organismo no almacena agua, por lo que la cantidad que perdemos debe restituirse de forma periódica y rutinaria. ¿Sabías que muchas veces confundimos la sed con el hambre?

Etiquetas: adelgazar, perder peso

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS