¿Qué puede hacer la comida por tu bronceado?

Descubre cómo la alimentación es la forma más segura de estar bronceada durante más tiempo.

¿Qué puede hacer la comida por tu bronceado?

Ya lo decía Hipócrates: “Que la comida sea tu alimento, y el alimento tu medicina” y sin irnos tan lejos, todos sabemos que alimentarnos bien, es clave para nuestra salud. Los alimentos nos cuidan, nos embellecen, nos nutren, nos proporcionan buen humor y hasta nos broncean tal, y como nos recuerda siempre la doctora Ana Luzón en conmuchagula.com. Toda la energía que necesitamos está en la comida, y también es esa comida la que produce una serie de reacciones químicas en nuestro organismo que nos proporcionan un buen alimento.

Los betacarótenos son precursores de la vitamina A y tienen color naranja. Cuando se almacenan en la dermis dan un tono anaranjado que, combinado con la melanina fabricada por la exposición solar, origina un aspecto de mayor bronceado en la piel. Además, tienen un efecto antioxidante muy apropiado para contrarrestar los efectos perniciosos de la radiación UV.

Hay que tomarlos unas semanas antes de comenzar con las sesiones de bronceado.

bronceado

En general los alimentos que más nos interesa tomar para broncearnos son las verduras, hortalizas y frutas frescas, que además son muy recomendables en cualquier época del año y especialmente cuando hace calor, ya que son las que más hidratan y nos libran de la oxidación, contrarrestando los efectos de la radiación ultravioleta. En lo que se refiere al efecto potenciador del bronceado de los betacarotenos, las espinacas, zanahoria, berro, pimiento, remolacha y tomate son los alimentos más ricos en estas sustancias.

Por lo que respecta a los betacarótenos, para que se almacenen en dermis hay que tomarlos antes de la exposición solar. De hecho, para que se pueda apreciar el efecto, conviene hacerlo a diario unas semanas antes de comenzar con las sesiones de bronceado.

Algunos productos como los aceites y las cremas, mezclados con los alimentos que tienen betacarótenos se absorben también a través de la epidermis, por ejemplo el aceite de zanahoria que se puede hacer con el jugo de zanahoria mezclado con aceite. El problema es que proporcionan un aspecto excesivamente anaranjado. Para evitar esa tonalidad exclusiva, hay que potenciarlo con la melanina generada tras la exposición a la radiación UV. Lo que significa que una crema de zanahoria o aceite, puesto sobre la piel y potenciado con una moderada exposición solar nos broncea doblemente, aunque también lo hace la comida rica en betacarótenos tomada antes de disfrutar del sol.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS