¿Te obsesiona el colesterol?

Colesterol bueno, colesterol malo… colesterol en sangre, colesterol alimentario… No es tan malo como lo pintan. Aprende a distinguirlo y haz las paces con la comida.

colesterol

Colesterol bueno, colesterol malo… colesterol en sangre, colesterol alimentario… No es tan malo como lo pintan. Aprende a distinguirlo y haz las paces con la comida.

Algunos alimentos, como algunos famosos, de repente, cobran una mala fama inmerecida. Nos pasó con los huevos. Se desterró de nuestra dieta porque creíamos erróneamente que aumentaba nuestros niveles de colesterol cuando era precisamente al contrario: su consumo bloqueaba la entrada del mismo.

Ahora el indulto puede llegar a muchos más alimentos. Según varios estudios, no hay una relación directa entre el consumo del colesterol dietético y los niveles de colesterol plasmático. Traduciendo, que comer alimentos con mucho colesterol no es lo que más provoca un exceso de colesterol en nuestro organismo.

Nuestro cuerpo crea colesterol de forma natural y, en parte, también procede de la alimentación. Sin embargo, si no tenemos problemas previos con él, no deberíamos obsesionarnos con su consumo.

¿Colesterol bueno vs. colesterol malo?

Se denomina “colesterol bueno” al HDL y ayuda a reducir el nivel de colesterol en la sangre. Remueve el colesterol de las paredes de las arterias y lo devuelve al hígado y se puede aumentar practicando ejercicio regularmente.

Por su parte, el “colesterol malo” –el LDL- puede aumentar por el abuso de grasas saturadas, por antecedentes familiares, por la edad o por el sobrepeso. Se acumula en las paredes de las arterias y puede provocar cardiopatías coronarias.

Etiquetas: adelgazar, perder peso

Continúa leyendo...

COMENTARIOS