Vino + ejercicio = corazón sano

Una copa de vino al día para proteger el corazón. ¿Qué hay de cierto en esta afirmación? Repasamos los resultados de un nuevo estudio.

Vino + ejercicio = corazón sano

Una copa de vino al día para proteger el corazón. ¿Qué hay de cierto en esta afirmación? Repasamos los resultados de un nuevo estudio.

 

Diferentes investigaciones ya han demostrado que el consumo moderado de vino es un buen protector del corazón. Sin embargo, un nuevo estudio presentado en el congreso anual de la Sociedad Europea de Cardiología asegura que solo es beneficioso si somos físicamente activos.

 

Su principal investigador, el checo Milos Taborsky, afirma que ha sido uno de los primeros experimentos de larga duración en los que se han analizado los efectos del vino asociándolos tanto a los marcadores sanitarios habituales (el colesterol o la presión sanguínea) como a los hábitos de los sujetos investigados, como la práctica de ejercicio.

¿El vino es saludable por sí solo?

Para realizar el estudio se contó con 146 participantes que tenían un riesgo leve y moderado de enfermedad cardiovascular.

 

A cada uno de ellos se le asignó aleatoriamente el consumo moderado de un tipo de vino durante un año (blanco o tinto de la misma región de la República Checa). El resto de su dieta siguió siendo igual.

 

Se analizaron los niveles de colesterol bueno (HDL) en un año y de forma secundaria los niveles de otros marcadores, incluyendo el colesterol malo (LDL).

 

Los investigadores llegaron a la conclusión de que no había diferencias entre los niveles de colesterol bueno de los participantes un año después del comienzo del estudio en ninguno de los dos grupos.

 

El colesterol malo se redujo en ambos grupos y el colesterol total fue más bajo en el grupo que bebió vino tinto.

 

El profesor Taborsky asegura que el principal indicador del efecto protector frente a enfermedades cardiovasculares es el colesterol bueno. Por esa razón se consideró que ninguno de los dos tipos de vino tuvo impacto en los participantes.

 

Sin embargo, al estudiar al subgrupo de pacientes que, además de tomar vino tinto o blanco, practicó más ejercicio (al menos dos veces a la semana), sí que se apreció un aumento del colesterol bueno y  una disminución tanto del colesterol malo como del total.

 

Por lo tanto, para que el vino tenga efectos cardiosaludables hay que combinarlo con la práctica de ejercicio de forma regular.

Etiquetas: antioxidantes

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS