Así puedes engañar a tus ganas de picar entre horas

Aunque hayamos desayunado, a eso de media mañana nuestros instintos se despiertan, de pronto nuestro olfato se hace más sensible captando los olores comestibles del entorno y nuestro estómago parece pedirnos, con carita de perro abandonado, que le echemos algo que lo entretenga. Vamos al rescate.

Y yo te digo que no te tortures: esto es normal y nos pasa a casi todo el mundo. Sabiendo que la tentación vendrá, nosotras hemos de estar preparadas para ser las que ganemos la partida. Para eso te doy dos consejos básicos:

● 1º- No tengas en la despensa o en el frigorífico nada de lo que te puedas arrepentir de habértelo comido, como galletas, pasteles, snacks salados, snacks dulces…

● 2º- Ten siempre a mano algo que puedas tomar que calme tu necesidad de picar algo sin añadir calorías extras a tu dieta.

No te tortures, pero traza un plan

Y tú me dirás: “Eso no es posible” y yo te digo que sí, que tienes opciones saludables e igual de deliciosas. Toma nota, snacks ligeros dulces:

Continúa viendo nuestras galerías