Cómo reconocer a una “gordiflaca”