La eterna pregunta: ¿cada cuánto de verdad tengo que lavarme el pelo?

¿De verdad cuanto más lo lavamos, enviamos el mensaje de que el pelo se deshidrata y más grasa generamos? Te contamos todo lo que necesitas saber.

Hay quien habla de entrenamiento del cabello para evitar lavarlo cada día y deja de enjabonarlo durante casi un mes. Es el propio cuero cabelludo quien regula la grasa que genera, que no es más que la hidratación natural del pelo. Por tanto, según esta idea, cuanto más lo lavamos, enviamos el mensaje de que el pelo se deshidrata y más grasa generamos. Hablamos con nuestros expertos sobre este tema para saber qué hay de cierto y de falso. ¿Preparada para descubrir todo lo que necesitas saber sobre el lavado del cabello? 

Lavado diario, ¿sí o no?

Lavarse el pelo cada día forma parte de la rutina de cuidado de muchas personas. La duda es saber si es bueno o no espaciar los lavados. "Es cierto que podemos generar un efecto rebote si nos lavamos en exceso el pelo. Ocurre sobre todo con personas que tienen el cabello graso, pero el problema no está tanto en la frecuencia, sino en el tipo de champús que utilizamos. Debemos utilizar uno específico para regular la grasa y evitando ingredientes como los sulfatos que resecan demasiado. Así que, con un champú adecuado, podemos lavar cada día, si queremos", asegura Raquel Saiz de Salón Blue by Raquel Saiz desde Torrelavega (Cantabria).

La importancia de un champú adecuado

Los champús muy agresivos arrastran esta grasa natural y es entonces cuando sobreestimulamos la producción de sebo. Tampoco es bueno abusar de los champús secos, su uso debe ser esporádico. "Tenemos que tener en cuenta que cuando nos lavamos el pelo no solo eliminamos la grasa. En el cabello hay suciedad como restos de sudor, contaminación, productos de acabado, etc. y si no se lava, comienza a producir olor", añade Charo García de Ilitia Beauty & Science desde Balmaseda (Bizkaia).

Todo sobre el cuero cabelludo

El cuero cabelludo es piel con unas peculiaridades propias que permiten que nazca y crezca nuestro pelo. "Si se produce un exceso de grasa y de sudor y no lavamos el pelo, las bacterias comienzan a descomponer estos residuos, produciendo un olor característico. Tengamos en cuenta que las glándulas sudoríparas del cuero cabelludo son las mismas que las de las axilas", afirma Rafael Bueno de Rafael Bueno Peluqueros desde Málaga.

Elige el champú adecuado

Podemos espaciar los lavados uno o dos días, si utilizamos productos respetuosos con nuestro pelo. Esto es, sin sulfatos ni alcoholes que resecan. "Los productos de supermercado no limpian correctamente. Llevan muchos ingredientes nada recomendables que enmascaran el cuidado real. Por eso, si hay un problema de grasa, recurre a productos profesionales o naturales que garanticen que con su formulación no dañan el pelo. Y si utilizas cremas, espumas, etc., que sean ligeras, para que no engrasen, y sin sulfatos ni alcohol", propone Manuel Mon de Manuel Mon Estilistas desde Oviedo.

¿Qué pasa con la caída? 

Y recuerda: "El lavado no estimula la caída del pelo, solo puede resecar demasiado si no es el adecuado para el tipo de cabello. Si nos lavamos el pelo cada día lo aconsejable es que sea con un champú suave y sin demasiados ingredientes químicos para que no arrastre demasiado la protección natural de la fibra capilar. Para estimular el crecimiento, lo que sí podemos hacer es realizar un masaje mientras nos enjabonamos", afirma Felicitas Ordás de Felicitas Hair desde Mataró (Barcelona). 

Continúa leyendo