Cómo cuidar el pelo cuando estás embarazada (y después)

Meghan Markle esperó al día de San Valentín para anunciar que espera su segundo hijo junto al príncipe Harry. Se suma a la ilusión de otras famosas, como Paula Echevarría, Edurne o Ariadne Artiles, para disfrutar de nuevo de la maternidad. Y nosotras nos preguntamos: ¿cómo hay que cuidarse el pelo durante el embarazo? Los expertos responden.

El cambio hormonal que se produce durante el embarazo favorece que el pelo se vea brillante, con cuerpo y precioso. "Las mujeres embarazadas suelen lucir pelazo, ya que las hormonas alteran el ritmo del crecimiento del pelo. Si antes del embarazo lo normal es perder unos cien pelos al día, durante el embarazo solo nace y crece, y casi no se cae por la acción de los estrógenos. Además, el diámetro de la fibra capilar aumenta. Por eso, las melenas se ven más densas y más largas. Si el pelo se ve apagado, habría que investigar si es debida a alguna carencia nutricional y corregirlo", explica M.ª José Llata de Peluquería Llata Carrera desde Santa Cruz de Bezana (Cantabria).

El pelo puede cambiar 

La tormenta hormonal puede provocar una transformación en la textura del pelo y hacer que se pierda el rizo o que aparezca. "La forma de nuestro pelo se origina en el folículo piloso y es la que determina la de nuestro pelo. Durante el embarazo, la forma del folículo puede cambiar y una persona con el pelo rizado, puede acabar luciendo una melena ultralisa y viceversa. Estos cambios no siempre son transitorios, pueden mantenerse tras el parto hasta dos años o no volver a recuperar la textura nunca más", añade Manuel Mon de Manuel Mon Estilistas desde Oviedo.

 

Tinte: ¿sí o no? 

Es un tema en el que se encuentran tanto partidarios como detractores, por eso el camino del medio seguro que es acertado. "Algunas embarazadas prefieren evitar los químicos de los tintes en el cuero cabelludo, sobre todo durante el primer trimestre, por miedo a que la piel los absorba. De todas formas, el servicio más frecuente en los salones son las mechas y, al aplicarse sin tocar la raíz, se pueden realizar siempre y de forma segura. Unas balayage, unas babylights o un melting son perfectamente aplicables en cualquier momento", declara Rafael Bueno de Rafael Bueno Peluquerosdesde Málaga.

La caída normal del posparto 

Todo el esplendor del embarazo en el que el pelo apenas se cae cambia radicalmente durante el posparto. "Es habitual y normal que, tras el parto, los niveles hormonales disminuyen por lo que la melena pasa casi de golpe a la fase de reposo. Eso supone una caída intensa del pelo en el que la hormona responsable de hacer posible la lactancia, la prolactina, también favorece que el pelo caiga. Sin embargo, no hay que alarmarse, entre los seis y los nueve meses tras el nacimiento el ciclo del crecimiento se regula y todo vuelve a la normalidad", afirma Raquel Saiz de Salón Blue desde Torrelavega (Cantabria).

Dosis de mimos extra

Cuidarse es primordial no solo para estar bien, también para disfrutar de estarlo. "Un masaje en el cuero cabelludo puede ser no solo agradable, también beneficioso, ya que activamos la circulación sanguínea y favorecemos el crecimiento. Podemos aplicarnos de vez en cuando un aceite natural tibio para hidratar y dar brillo a la vez que nos relajamos. Y, a la hora de lavarlo, como para todo el mundo, hacerlo con un champú y acondicionador adecuado a nuestras necesidades", asegura Felicitas Ordás de Felicitas Hair desde Mataró (Barcelona).

Continúa leyendo