'Copper post-pandemic', el color de pelo con el que querrás recibir la primavera

Este tono cobrizo es uno de los más deseados. Lo llevan las 'it girls' del momento, ¿te animas con él esta primavera?

Zendaya, Sydney Sweeney, Barbie Ferreira o Kendall Jenner son solo algunas de las ‘celebrities’ e ‘it-girls’  que ya se han pasado al cobrizo para conseguir una melena más sofisticada y cálida en esta temporada. Un tono que, después de duros confinamientos y dos años de pandemia, ya es conocido como “the color of returning to life” (el color que nos devuelve a la vida) y que muchos también han renombrado como ‘copper post-pandemic’. Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez, nos descubre los secretos de esta tendencia con toques tierra anaranjados que aportan mucha luz al rostro. ¿Te animas a darte este color esta próxima primavera? ¡Ficha estas claves de estilo!

El copper de siempre, pero todavía más luminoso

“El conocido como copper post pandemic resalta enormemente las facciones y se puede adaptar a las facciones o el tono de piel y de ojos con diferentes reflejos o, incluso, modular la intensidad acudiendo a la amplia gama de tonalidades, como los rubios o los pelirrojos”, explica Sánchez. “Para lograr un color al estilo hollywoodiense, es necesario mezclar tonos como el marrón, el rojo y el violeta. De esta forma, se obtienen matices cálidos y ricos como el caoba u otros más rojizos como por ejemplo, el de Zendaya”.

Naturalidad y sutileza, las claves

Otro truco sencillo para lucir este color con estilo y de una forma renovada es añadir unos sutiles toques de luz a través de mechas balayage, pero sin tener que cambiar el tono natural de la base. “Para conseguirlo, se utilizan unos reflejos hechos con pincel y a mano alzada en medios y puntas para conseguir un mayor volumen y mucho más movimiento”, detalla Eduardo Sánchez.

Un color de alto mantenimiento

Eso sí, llevar el ‘copper’ siempre perfecto requiere esfuerzo. “Probablemente este sea el tono más difícil de mantener de todos los que componen la carta cromática. Aunque depende mucho del tono natural de base, exige tratamientos posteriores que mantengan el cabello a salvo de virajes de color, así como productos que mantengan la intensidad del tono como champús, mascarillas o acondicionadores con pigmentos”, advierte el estilista. “Además, es uno de los tonos que se pierde con mayor facilidad con el tiempo, por ello requiere visitas a la peluquería más frecuentes. Lo ideal es cada cuatro semanas, independientemente del crecimiento de la raíz”, explica el experto.

Un color perfecto para…

¿A quién le queda mejor este color de pelo? Es más recomendable para mujeres con la piel y los ojos claros. “A la hora de apostar por este color, recordemos que favorece más a pieles claras y a los ojos también claros, sobre todo los verdes, los ámbar, los marrones o los miel. Además es recomendable que la base natural sea clara, porque si partimos de una base de cabello muy oscura -como negra- será mucho más difícil poder conseguir un cobre vivo, brillante e intenso. Las mejores candidatas son las bases medias o claras, por ello”, recomienda el director de Maison Eduardo Sánchez.

Continúa leyendo