Peinados de moda: Las diademas se llevan así

Olvídate de la manera tradicional de llevar las diademas, hay una nueva manera y la vas a querer copiar.

@leletny

Esta temporada otoño - invierno 2019/20 los peinados se llevan sencillos pero con pequeños extras que cambian, por completo, el resultado final. Lo hemos visto con el caso de la coleta baja y los coleteros (o scrunchies, palabra que aprendimos con Sarah Jessica Parker en Sexo en Nueva York) que arrasan en París. Hablamos de los coleteros de talla XL y, si puede ser, de organza (además estás de enhorabuena porque Zara se ha hecho eco de la tendencia imperante y los tiene ya a la venta). 

Además del twist que los  scrunchies aportan a tu coleta baja podemos hablar, también, del caso de las horquillas, los pasadores y todos los accesorios que llevan las influencers en todas sus fotos porque ahora no solo predican sobre moda sino, también, sobre tendencias capilares. Y la verdad es que nos fascina poder asistir a tal revolución de tendencias urbanas, nos enamora que el street style marque tendencias. 

Es el momento de hablar de las diademas que, como vimos en la Alta Costura de Paris, no hay influencer que se precie que no toque su cabeza con una de ellas y las texturas, ante todo, son la clave del éxito de estas. Hemos visto melenas lisas, rizadas, onduladas y hasta coletas y moños cuyos coleteros se conjuntaban, en tono y tejido, con la diadema. 

Pero nosotras, como auténticas cazadoras (incansables) de tendencias que somos, nos percatamos de algo que empieza a redoblar los tambores corremos, raudas y veloces, a los teclados para compartir aquello que vas a necesitar llevar. Y decimos necesitar porque... cuando veas la nueva combinación de diademas imperante en las calles de Nueva York... ¡No te vas a poder resistir! 

¿Cómo llevaremos las diademas?

Sí, esa es la pregunta clave. Si ya no se llevan las diademas como lo hacíamos en los 90... ¿cómo debemos llevar las diademas? Miuccia Prada se decantaba por las diademas oversize, con diferentes formas y diseños, pero siempre manteniendo ese formato corona que no solo vimos en su colección de aires 60s de esta primavera 2019, sino, también, en las reinas del street style como Verónica Bruckheimer o, la italiana, Eleonora Carisi.

Pero llega Nueva York y da una vuelta de tuerca a todo lo que hemos visto hasta el momento y, la verdad, nos gusta mucho más. Buceando por Instagram hemos encontrado una marca de accesorios capilares que nos ha parado la respiración. Sí, hablamos de diademas, pero es que las piezas son maravillosas y la combinación de ambas es una auténtica delicia. Porque, las diademas, se llevan de tres en tres y combinadas entre sí, como si fueran las cascadas de collares que salpican todos los escotes de esta temporada (Chanel dixit). 

 

Diademas de tres en tres

Juegos de texturas, elementos (sí, son pequeñas conchas salpicando la diadema para aportar un toque de luz) y tejidos rizados y satinados componen las maravillas con las que queremos tocar nuestra melena esta temporada. 

Detalle: las orejas no se esconden. 

Diademas corona

La posición sigue siendo estratégica, no han nacido para sujetar el pelo, sino para tocar nuestra melena como si de coronas se tratara. Luce tu flequillo, tus baby bangs o tus mechones estratégicos porque las diademas son esta temporada meros elementos decorativos

Esta combinación con diadema joya nos tiene cautivadas. 

Y si pensabas que nos despedíamos de las perlas en tu pelo, ¡estabas equivocada! Las llevaremos en la diadema y, además, si las combinas con tus horquillas de perlas el éxito está asegurado.  

 

Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo