¿Problemas de caspa? Estas son las soluciones para que no arruine tu melena (y sus causas)

¿Quién no ha tenido caspa alguna vez? Estas son las causas de este problema capilar tan común (y así puedes evitarla).

La piel está conectada con nuestro sistema nervioso central, y es por eso cuando estamos en una situación de estrés continuado, cuando lo refleja con alteraciones como el acné en el rostro o la caspa en el pelo. El cuero cabelludo también es piel y la salud de nuestro pelo nace aquí. Un pelo bonito depende, en definitiva, de que esta zona funcione correctamente. No obstante si sufres este problema, antes de ir a comprar corriendo un champú anticaspa, debes conocer qué es lo que la causa. ¿Qué hacer ante la caspa? ¡Toma nota!

Saber qué nos pasa

Si notamos algún cambio, lo primero es recibir un diagnóstico que nos aclare si es caspa o descamación. "La caspa se produce cuando se altera el proceso de descamación que renueva las células, generándose más células muertas. Como consecuencia, uno de los hongos presentes en el cuero cabelludo se multiplica y provoca irritación a la vez que estimula la producción de más células muertas. Hay dos tipos de caspa, una seca y otra grasa. La primera presenta escamas blancas, finas y secas. La segunda se encuentra en zonas donde hay más sebo, como en la parte frontal o la nuca, tienen mayor tamaño y un color amarillento.", explica Raquel Saiz de Salón Blue by Raquel Saiz desde Torrelavega, en Cantabria.

pelo
Pexels

Trátate bien

Evita todo aquello que pueda deshidratar el cuero cabelludo, sobre todo, los champús con sulfatos, parafinas y siliconas, que son muy resecantes, así como el uso de herramientas de calor. "La descamación es menos aparatosa, ya que forma parte de un proceso normal del organismo, en el que las células del cuero cabelludo se regeneran. En este caso las molestias aparecen si nuestro cuero cabelludo está seco o deshidratado. La sequedad provoca la descamación e incluso picores. Las escamas son más pequeñas, blancas o transparentes y secas.", afirma Rafael Bueno de Rafael Bueno Peluqueros desde Málaga.

La clave del diagnóstico

Conocer el origen de una alteración es parte de la solución. Los mismos signos pueden ser provocados por causas diferentes. "Las causas deben analizarse con cuidado. Sin embargo, resumiendo algunas, encontraríamos la mala alimentación, productos para el cuidado del cabello demasiado agresivos, estrés, una actividad excesiva de las glándulas sebáceas, un lavado deficiente o con demasiada agua caliente.", asegura Manuel Mon de Manuel Mon Estilistas desde Oviedo.

Cómo combatirla

Una vez sabemos si lo que causa la caspa es la deshidratación o la grasa, realizaremos el protocolo más adecuado. En cualquiera de los casos se debe restaurar el equilibrio. "Si falta hidratación, se trata de nutrir el cuero cabelludo. Si hay grasa, eliminaremos la acumulación de toxinas y facilitaremos la oxigenación. Como protocolos, los peelings del cuero cabelludo desobstruyen los poros y regulan su funcionamiento. A partir de aquí, aplicaremos los ingredientes correctos que necesite para nutrir o purificar. Y para el lavado en casa, déjate aconsejar por tu peluquero, el uso de un champú adecuado para ti es fundamental.", propone Felicitas Ordás de Felicitas Hair desde Mataró, en Barcelona.

Continúa leyendo