5 hábitos que probablemente haces y empeoran tus puntas abiertas

Costumbres que tenemos aprehendidas y a las que no les damos mayor importancia pueden estar afectando a tu cabello.

La lucha contra las puntas abiertas es una batalla constante que luchamos todas. A diario nos debatimos entre el deseo de mantener una melena infinita o volver a la peluquería y cortar para que el cabello esté sano.

Mientras el debate llega a alguna conclusión lo que sí hay que saber es que de la misma forma que hay hábitos que contribuyen a un buen estado del cabello, hay otros que pueden estar dañando las puntas del mismo, ya que suele ser la zona más castigada, puesto que es la que más tiempo de vida tiene.Desde aquí queremos hacer una lista de los más perjudiciales para que los identifiques y puedas dejar de practicarlos desde ya mismo.

Desenredar el cabello de forma incorrecta

Las prisas o el desconocimiento puede que nos lleven a meter el peine entre las fibras capilares cuando estas todavía se encuentran mojadas. Si puedes -y tienes tiempo- evítalo, si no, hazlo de la siguiente forma: con delicadeza toma pequeños mechones y péinalos desde las puntas hacia las raíces, y no al contrario. Si lo haces al revés, los enredos se multiplican e, incluso, el cabello se puede llegar a romper. Si además usas un peina de púas suaves, estarás ayudando a tu melena.

plancha pelo
Imaxtree

Usar demasiado las herramientas de calor

Entender esto es fácil, lo difícil es llevarlo a la práctica. El calor contribuye a la rotura de la fibra capilar puesto que lo convierte un elemento quebradizo, la solución más sencilla es dejar de planchar el pelo continuamente, o por lo menos, espaciar el uso de esta herramienta. Además, el daño se acentúa cuanto más antiguo sea el aparato que se está utilizando. 

Actualmente, aunque ese daño no se ha eliminado, la mayoría de las planchas cuentan con regulador de la temperatura para poder ajustarla en función de las características de tu cabello. Lo máximo que se debería utilizar son 180 grados.

No darle importancia al protector térmico

Muy unido al punto anterior se encuentra este, y es que si para ti es inevitable usar la plancha continuamente, procura cuidar tu cabello en el proceso lo máximo posible. Ten en cuenta que algunas herramientas de calor pueden alcanzar los 300 grados, algo que puede ser una amenaza para tu cabello. El protector del calor supone una barrera de pantenol o silicona entre la fibra capilar y la placa de la plancha, una capa que protege tu melena en gran medida. Pon el producto al lado de la plancha para que no se te olvide cada vez que vayas a usarla. 

peinado
Imaxtree

Frotar el cabello mojado con la toalla

Cuando hacemos esto, además de cargar de frizz el cabello estamos atrapando cada pelo entre bucles de algodón, que es lo que compone la toalla. Este material es tan absorbente que es capaz de eliminar toda la humedad de tu cabello, y sí, cuando queremos secarlo rápidamente es una ventaja, pero hay que tener en cuenta que el cabello queda con unos niveles de humedad mínimos que hace que se enrede y se parta. Como alternativa a las toallas tradicionales, usa las de microfibra, pues sus fibras tienen un revestimiento de políester que las hace menos absorbentes que las tradicionales.

Lavar el pelo de manera incorrecta

Cuando envuelves toda la longitud de tu cabello desde la raíz a las puntas en una bola de espuma y frotas enérgicamente te estás lavando mal el pelo, por mucho que te de la sensación de mayor limpieza. Y es que no toda la melena tiene las mismas necesidades. Las puntas del cabello son mucho más finas que la raíz por eso necesita menos cantidad de champú. Es preferible lavar primero las raíces y después las puntas, para aplicar las cantidades adecuadas en cada zona.

María Villar

María Villar

Me gusta la pizza con piña y soy un ave nocturna. Vivo entre lunares, lazos, labiales rojos y maxipendientes. Pero también tengo un objetivo: defender la moda y la belleza como formas de expresión.Todavía me corren cosquillas por el cuerpo cuando se refieren a mí como periodista. El café siempre sin azúcar.

Continúa leyendo