Vídeo de la semana

Cómo recuperar el aspecto saludable de una melena cuando ha sufrido daños químicos

Consejos para recobrar el cabello cuando ha pasado por procesos de peluquería que lo han debilitado hasta el extremo.

danos quimicos pelo
Imaxtree

Pasar de una melena morena o castaña a un rubio platino, o de un cabello rizado a un alisado permanente significa someter al cabello a importantes procesos químicos que podrían terminar dañándolo gravemente, sobre todo si practicamos esta operación en repetidas ocasiones con el objetivo de mantener un aspecto diferente al natural.

Los grandes cambios de look (y su mantenimiento) que implican la utilización de productos químicos agresivos para el cabello, a menudo tienen como consecuencia la pérdida del mismo, no desde la raíz, sino por rotura de la fibra capilar, y esto, en principio, es algo normal ya que el pelo se ha debilitado en el proceso.

Sin embargo, cuando este problema no solo afecta a su longitud, sino que también observamos que su textura ha cambiado y ofrece una apariencia desigual tanto a la vista como al tacto, entonces estamos hablando de un cabello quemado (en un lenguaje coloquial) o de un 'corte de pelo químico'.

 

¿Cómo se recupera el aspecto natural de una melena superada por los daños químicos?

decoloracion dano pelo
Unsplash

El 'corte de pelo químico' se produce cuando se han utilizado productos agresivos en tratamientos como la coloración, la decoloración y el alisado permanente y, como consecuencia, se han dañado los enlaces de la fibra capilar y se ha producido una rotura severa del cabello, hasta el punto de que este, simplemente, se rinde y se desprende. La causa de la mayoría de estos daños es someter al cabello en repetidas ocasiones al mismo proceso, debilitándolo cada vez más.

Una buen método para saber si nos hemos pasado con los tintes o el alisado es observar si notamos que el pelo se nos rompe con mayor frecuencia. Si creemos que esta pérdida empeora, entonces es el momento de parar.

Sin embargo, los daños químicos no solo se producen debido a las visitas a la peluquería. Con frecuencia, los productos de coloración que se utilizan en casa también son el origen de este problema cuando no se siguen las indicaciones del fabricante o cuando se excede el tiempo de exposición. ¿Qué hacer en caso de error? Lo más recomendable es retirar el producto químico del cabello inmediatamente lavando el pelo, seguido de un enjuague completo y de la aplicación de un acondicionador rico en proteínas. Después se debe realizar un examen de los daños - porque estos ya se podrían haber producido - para decidir cómo debemos proceder.

recuperar melena saludable
Unsplash

El mejor plan de recuperación para un 'corte de pelo químico'

En primer lugar, es recomendable reducir la frecuencia entre lavados para permitir que se vuelvan a acumular los aceites naturales en el cabello y este pueda restablecer, poco a poco, su equilibrio.

Durante el proceso de recuperación se debe prescindir de todos aquellos productos capilares que contengan alcohol en su composición, como algunas lacas, y reducir el uso y la temperatura de las herramientas de calor, si es que no es viable eliminarlas de la rutina durante un tiempo.

También se recomienda incluir vitaminas como la biotina en la dieta, ya que ayuda a fortalecer el cabello y su crecimiento desde el interior.

Por último, y como te estabas imaginando, lo mejor es apostar por un buen corte de pelo. Sanear el cabello para eliminar cualquier rotura es imprescindible, ya que las puntas dañadas en extremo no tienen reparación.

En definitiva, la capacidad de recuperación del cabello en estos casos (y siempre) está supeditada a la rapidez con la que este crezca y a los cuidados que le dediquemos para que recobre y mantenga su fuerza.

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo