¿Te lavas correctamente la cabeza?

Lo has hecho casi a diario durante años… pero ¿sabes realmente lavarte la cabeza? Los expertos nos asesoran para lucir un pelo brillante y sano.

Error 1: no preparar el cabello

Antes de lavar la cabeza, los expertos de Schwarzkopf recomiendan cepillar el cabello para eliminar productos de fijación. Tampoco debes olvidar peinarlo todos los días antes de acostarte para eliminar los residuos que se adhieren a él durante el día. ¡Es como desmaquillarse!

Error 2: cambiar constantemente de champú

María Castán, Experta Científica Global de Wella, desmiente el falso mito de que nuestro pelo “se acostumbra” a un producto y este deje de funcionar. El pelo no puede desarrollar inmunidad, porque no tiene vida. “Normalmente, cuando usamos durante mucho tiempo un producto, nos acostumbramos a él y llega un punto en el que no apreciamos los beneficios. Sin embargo, si usamos un producto nuevo, obviamente el cabello va a reaccionar de manera distinta, no porque estuviera acostumbrado al anterior, sino porque es una nueva fórmula”, precisa. Busca un champú, una mascarilla y un acondicionador que te gusten y sé fiel: no te olvides que algún producto puede contener mucho detergente, causando irritación y desequilibrio del ph.

Estudia cómo es tu cuero cabelludo. Hazte la raya en medio y observa la coloración de la piel. Si es blanca, será normal. Si es rojiza, te enfrentas a un cuero cabelludo sensible. Si es amarillenta y brillante, tienes pelo graso. Si es grisácea y mate, tienes problemas de riego sanguíneo y deberías probar con productos –por ejemplo- con mentol. Si presenta escamas, tu problema es la caspa.

Error 3: usar demasiado producto

Los expertos recomiendan lavar primero suavemente el cuero cabelludo sin realizar círculos, para no enredar el pelo. Enjuagarlo bien y realizar un nuevo lavado, pero esta vez de la raíz a las puntas. De hecho a quien usa champú graso para la raíz y de pelo seco para el resto. Tampoco debes olvidarte de los tiempos recomendados de aplicación: deja actuar los productos.

Error 4: enjuagar

No te laves la cabeza con agua demasiado caliente, ya que abre demasiado la cutícula y parte de la fibra. Para las más valientes, el último aclarado debería de ser de agua fría. Conseguirás más brillo. ¿Cuándo has terminado de lavarte la cabeza? La solución es sencilla, aunque a veces la olvidamos: cuando deja de salir espuma del pelo.

Error 5: cómo usar el acondicionador

No hace falta que lo extendamos por todo el cabello: basta con aplicarlo de media melena hacia las puntas. Aplícatelo cada vez que te laves la cabeza, péinate y déjalo actuar. En muchas peluquerías, apuestan por el lavado inverso: aplican primero el acondicionador y luego el champú. Según aseguran, el pelo se queda más brillante.

Error 6: secado

El pelo mojado es muy sensible y quebradizo. No lo frotes. Envuélvelo con una toalla y presiónalo. Evita en todo lo posible el uso del secador y las planchas y, si no lo puedes evitar, utiliza antes protectores termales.

CONTINÚA LEYENDO