Vídeo de la semana

Los trucos de experto para proteger el pelo del frío (y evitar que se reseque aun más)

Si tu pelo sufre con la bajada de las temperaturas, con estos consejos podrás revitalizarlo y fortalecerlo.

pelo en invierno
iStock

Los termómetros descienden, las calefacciones aumentan, abusamos del secador ¡y el agua caliente! y el pelo se resiente mostrándose seco, encrespado y sin brillo. Si tu pelo sufre cuando llega el invierno, sigue leyendo: Adolfo Remartínez, fundador de Nuggela & Sulé y Caroline Greyl, presidenta de Leonor Greyl, nos cuenta qué hacer para que el cabello sobreviva a esta estación del año. ¡Toma nota de sus trucos y consejos de experto!

Aclara con agua tibia: Aunque es lo más apetecible, debes evitar el agua muy caliente, pues daña la piel del cuero cabelludo e inflama las glándulas sebáceas provocando, a la larga, que la piel se reseque y aparezcan hasta problemas de caspa. Recuerda siempre aclarar el pelo con agua templada.

Cambia de champú: En invierno el cabello necesita fórmulas que aporten hidratación y cuiden la fibra en profundidad. Los champús nutritivos son la mejor opción porque además reestructuran y fortalecen el cabello. Si todavía no tienes un champú de este tipo, hazte con uno.

El secador, tu peor enemigo: En verano podías prescindir de él, pero ahora forma parte de tu rutina diaria. ¿Sabes lo que hace en tu melena? La seca en todos los sentidos, fragiliza las fibras de queratina, roba el brillo y degrada el color. Además, el flujo directo de aire inflama el cuero cabelludo y entorpece la microirrigación sanguínea. Esta desnutrición del bulbo piloso puede provocar caída. Los protectores térmicos son imprescindibles si se utiliza secador, por tanto.

pelo
iStock

Cero frizz: “Para evitar el encrespamiento, nada como extender un spray hidratante ligero ¡y sin aclarado! sobre el cabello. Tantas veces al día como se desee, porque además lo mantendrá bien hidratado y protegido frente al frío”.

Acondiciona: Los cambios bruscos de temperatura tan propios del invierno (3 grados en el exterior y 25 en los espacios interiores) afectan notablemente al cabello y hacen que pierda hidratación. Las mascarillas y acondicionadores resultan imprescindibles en esta época del año.

Electricidad estática: Es mayor en invierno y hay que tener cuidado con los materiales sintéticos que ponemos en contacto con el pelo a través de gorros o bufandas ya que son grandes conductores de la electricidad. Los cepillos de cerdas de jabalí también son imprescindibles para evitarla, así como utilizar champús más nutritivos que aporten peso al cabello”

Alimentos warmy: Hay alimentos como la sopa de cebolla, la quinoa, las verduras y las carnes ricas en proteínas que ayudan a mantener en invierno un cabello sano. Pero si la cocina no es lo tuyo, puedes recurrir a complementos alimenticios ricos en vitaminas del grupo B, aminoácidos, hierro, zinc o azufre orgánico, nutrientes indispensables para la formación de cabello”.

Continúa leyendo

#}