5 trucos para lucir pelazo sin utilizar herramientas de calor

Así se consiguen resultados naturales que velan por la salud del cabello sin necesidad de encender secadores, planchas o tenacillas.

peinados sin calor
Imaxtree.

Las altas temperaturas que alcanzan estos aparatos de peluquería es uno de los principales enemigos de la salud del cabello. Además de deshidratarlo y dañar su cutícula, este calor artificial puede destruir la queratina natural, incentivar su caída y restarle luminosidad. Por eso es de vital importancia no utilizarlos nunca a una temperatura superior a 180 grados, no abusar de ellos a la hora de peinarnos cada día y aplicar un protector térmico previamente.

Nos sabemos la teoría, pero a la hora de la verdad: ¡No sin nuestras planchas del pelo! Sin embargo, esta reivindicación cargada de energía se nos olvida cuando ponemos un pie en localizaciones con un clima caluroso y húmedo. En este caso, la simple idea de secarnos el pelo con una fuente de calor añadida o tener que encender planchas y moldeadores para peinarnos nos parece una tortura.

Por suerte, existen trucos que nos permiten obtener ondas, alisados y cabellos libres de frizz sin necesidad de utilizar aparatos eléctricos, incluso en los ambientes menos propensos a ello. Toma nota de estos consejos y piénsatelo dos veces antes de enchufar de nuevo alguno de estos aparatos.

 

1. Ondas surferas sin calor

El punto de partida es un cabello ligeramente húmedo - no completamente mojado como al salir de la ducha -, como cuando nos lo secamos con una toalla. Añade un aceite o sérum capilar para nutrir el cabello y divide la melena en secciones. Enrolla cada sección sobre sí misma y sujétala como si fuera un moño, pero no tirante. Mantenlo en esta posición durante una hora y, después, deshazlo. El resultado son unas ondas de estilo beach wave, no tan obvias como si hubiéramos utilizado un rizador, sino con un acabado mucho más natural y ligero. Si tu melena no mantiene mucho el rizo, aplica un producto especial para definir las ondas un poco y asegurar que se mantengan en el tiempo.

ondas sin calor
Imaxtree.

2. Un clásico: dormir con trenzas

En vez de dividir la melena en secciones y tejer varias trenzas clásicas, prueba a hacer varias trenzas normales pero retorciendo sobre sí mismo cada cabo mientras lo trenzas. Cuando te despiertes, tu cabello tendrá unas ondas con mucho movimiento en vez de la clásica onda que se consigue con las trenzas normales. Puedes terminar el peinado aplicando un producto que proporcione textura y que sea adecuado para tu tipo de pelo.

 

3. No te olvides del acondicionador

Para mantener el peinado en localizaciones cálidas y húmedas, lo mejor es aplicar un acondicionador como último paso de la rutina de belleza. Este producto estrella muchas veces olvidado se encarga de sellar la cutícula del cabello y bloquear el encrespamiento, algo que es especialmente interesante en el caso de las melenas rizadas.

 

4. Consigue tu arma secreta

Es decir, un spray anti-frizz como producto de acabado que te libere de un look digno de Mufasa, el padre de El Rey León. Te resultará de vital utilidad para combatir la humedad, así como si tu objetivo es llevar el pelo liso sin necesidad de utilizar secador o plancha. En este último caso, los tratamientos con queratina - existen productos cuya aplicación puede realizarse sencillamente en casa - eliminan el encrespamiento y reducen posibles ondulaciones naturales del pelo sin necesidad de aplicar calor.

 

5. Si no puedes luchar contra los elementos, únete a ellos

La humedad hace que el pelo se encrespe en la zona de las raíces y que pierda cuerpo, sobre todo en las melenas largas, cayendo pesadamente hacia abajo. Pero puede que nos encontremos en un clima seco y, simplemente, tengamos un bad hair day imposible de controlar sin herramientas de calor. En ambos contextos, lo mejor para mantener el pelo seguro y en su sitio pasa por recogerlo en un moño o en una coleta media o baja, la que más nos favorezca.

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo