¿Qué cepillo necesita tu pelo?

Cepillo redondo, plano u ovalado, la elección puede ser un auténtico rompecabezas. Te damos las pautas básicas para no equivocarte a la hora de elegir el tuyo.

Al igual que el maquillaje, el peinado es un paso imprescindible de tu rutina de belleza.  Sea cual sea tu tipo de cabello es la garantía de la salud de tu cabello. Además de hacerlo brillar, permite masajear el cuero cabelludo y por ende, estimular la circulación. Aunque seguramente te resulte más fácil peinar tu melena desde la raíz, conviene hacerlo desde las puntas, empezando por la zona de la nuca. Evitará daños y roturas, independientemente de su textura y volumen. Si tu pelo se enreda fácilmente no dudes en cepillarlo varias veces al día, sino dos veces serán suficientes.

Este gesto básico no es sin embargo suficiente para lucir una melena de ensueño: el material de tu peino o cepillo es determinante. Las cerdas de jabalí son las favoritas de los profesionales ya que añaden un extra de brillo al pelo. Pero otros materiales como el nylon o incluso la mezcla de varios pueden ser un acierto para el pelo con más volumen. Procura evitar los cepillos de cerdas sintéticas que pueden dañar especialmente tu pelo o sumirte en problemas como la electricidad estática. Tu cepillo necesita, al igual que tus brochas de maquillaje, un lavado constante. ¿El truco? Limpiarlo con champú hará que aguante mucho más tiempo y te permitirá eliminar los restos de cabello que se quedan atrapados. También puedes dejarlos en agua tibia con un chorrito de lejía para desinfectarlos. Evidentemente, es un tratamiento un poco más agresivo por lo que procura no recurrir siempre a esta técnica.

Para elegir correctamente tu cepillo, fíjate, además del material, en la disposición y grosor de las púas y de las cerdas. Las púas finas están indicadas para el pelo más fino, que no requiere que lo desenredes demasiado a menudo, mientras que las más anchas son necesarias para el pelo con más espeso y para definir rizos y ondas. Ten en cuenta que el volumen que quieras conseguir debe ser proporcional a tu cepillo. ¿Quieres saber cuál es el tuyo? Te enseñamos a distinguirlos según su uso y tipo de pelo. No te quedes con más dudas.

Continúa viendo nuestras galerías