Narciso Rodríguez lanza nuevo perfume, 'Narciso Poudré'

El diseñador Narciso Rodríguez seduce a numerosas 'celebrities' con un estilo envolvente y seductor. Ahora, nos trae su última creación, 'Narciso Poudré'.

Narciso Rodríguez

Conserva su dulce y pausado acento cubano y heredó el nombre de su padre y abuelo. Creció en Nueva Jersey, estudió en la Parsons School of Design y trabajó con Calvin Klein y Donna Karan. Fue director creativo de Cerruti, en París, y de Loewe, en Madrid. En 1997 creó su marca y fue elegido Mejor Nuevo Diseñador por el Council of Fashion Designers of America. En 2005, la revista Time le consideró uno de los 25 hispanos más influyentes de América, y en 2008 Rizzoli publicó Narciso Rodriguez, dedicado a su proceso creativo. Ha colaborado en películas, espectáculos de danza, y con artistas como Cindy Sherman. En 2014 recibió el Premio Nacional de Diseño de Moda y la Opportunity Network, por sus iniciativas filantrópicas. Su nombre saltó al estrellato en 1996, por el fluido y magnífico vestido de novia de Carolyn Bessette, en su boda con John-John Kennedy.  

Una característica de su trabajo es el respeto a la personalidad de cada mujer. Esa es la labor del diseñador, devolverles su imagen a través de un espejo favorecedor.

¿Alguna mujer en su equipo cumple el papel de transmisora de lo que una mujer necesita? Tengo dos asistentes, hombre y mujer, ambos con un cuerpo fenomenal para probar la ropa. Y tenemos una modelo que trabaja en el estudio, que es como un sueño: guapa, con carácter y cuerpo de mujer, no de modelo.

También es importante cómo respeta el movimiento del cuerpo. Esto estaba ya en el vestido de novia para Carolyn Bessette, pero en su trabajo con la danza habrá tenido que investigar sobre ello. Me gusta trasladar mi filosofía del cuerpo a esos proyectos en la danza. Ahora he comenzado uno nuevo y lo tengo en la mente todo el rato. Es una elaboración diferente, aunque al fin es crear, pero pensando en términos de movimiento, color, texturas que no atrapen el cuerpo, que le den libertad. Es un reto hermoso y minucioso.

Narciso Rodríguez

¿Procura eso mismo con sus perfumes? ¿No imponerse sobre la personalidad de la mujer? Su última versión, Narciso Poudré, parece como un velo. Esa era la idea, crear un velo sobre la piel, algo muy sensual, suave, que permanezca en ella sin ocultar la personalidad. Igual que en la moda, porque para mí las fragancias y la ropa son complementarias.

En los perfumes está también el concepto de lo nude, que emplea a menudo con los tejidos, los colores, una idea permanente en su trabajo. Sí, me encanta ese concepto y cómo un perfume cambia sobre cada persona. Por eso siempre uso el musk, porque me ayuda a destacar notas diferentes según la química con la piel. Trabajo en eso desde que iniciamos la creación de perfumes.

¿Cómo definiría su nueva fragancia? For Her es muy sutil, muy sensual, y seguramente por eso gusta tanto a hombres como a mujeres. Desde que empezamos a hablar de Narciso, y ahora ya estamos en la tercera versión, quisimos que fuera muy diferente, pero siempre con la idea de la desnudez. La forma en que trabajo es sencilla, porque son siempre conceptos coherentes desde el primer ingrediente hasta el diseño del frasco, y todo tiene que contribuir a esa idea de ser mujer.

¿Cuáles son los recuerdos aromáticos de su infancia? Desde luego, las gardenias que teníamos en casa. Y luego, a los niños cubanos siempre nos ponían en el pelo agua de colonia, y había, lo recuerdo perfectamente, un perfume de violeta que nos ponían a todos. (Risas)

Narciso Rodríguez

Su trabajo ha dado imagen a la reciente historia de Norteamérica: Carolyn Bessette, Michelle Obama… ¿Cómo le hace sentir eso?  ¡Muy orgulloso! Tener mujeres tan lindas, con tanto estilo, tan distintas, pero con carácter y que admiro mucho, es un honor en mi carrera.

Su estilo es muy neoyorquino, mientras lo latino lo relacionamos con una feminidad más explosiva. ¿Usted de dónde se siente? Siempre me he sentido en medio de todo. Me he criado en Estados Unidos, pero de padres muy cubanos. Sé cocinar, e incluso bailar, como los cubanos, pero me formé en Norteamérica. Estudié en la Parsons School, tuve la suerte de trabajar con iconos, como Donna Karan, que me enseñaron mucho. Y luego pasé años en Europa, primero en París trabajando para Cerruti, y luego en Madrid, para Loewe. Toda esa experiencia ha conformado mi carrera. Pero siempre está la raíz.  

¿Qué recuerda de su experiencia en Loewe? Fue muy agradable, pero estaba obligado a viajar mucho. Ahora, al volver a Madrid, me siento en casa, porque hice muchos amigos y tuve la oportunidad de conocer esta ciudad maravillosa. Siempre estoy encantado de volver.

¿Cómo se relaciona con sus perfumistas? No es fácil transmitir lo que persigo, porque lo que para mí es sensual, para otros puede ser horroroso. Por eso hacer un perfume es otra manera de crear. Pero toda mi vida he estado recogiendo flores, porque me inspiran. Siempre, desde niño, tuve el sueño de crear aromas. Tal vez por eso tienen tan buena respuesta.

Narciso Rodríguez

¿Qué opina del nuevo calendario de la moda? Todavía no sé qué hacer con ese asunto, tengo en mente cosas diferentes. De momento, en Europa no hay cambio de calendario. No preveo cambios inmediatos, aunque es evidente que también afecta a las tiendas: ya han venido a pedirme que las cosas que están ahora en Instagram puedan comprarse ya. Pero yo necesito al menos tres meses para producir. Y si no se hace un desfile con todo su espectáculo, que excite y presente la moda nueva, las tiendas solo comprarían lo básico.

¿Qué ha hecho Michelle Obama por la moda norteamericana? En cuanto alcanza mi memoria, ha sido la mujer más influyente, apoyando a muchos diseñadores con gran estilo.

¿Hay que hacer retoques, cambios de diseño en los modelos que elige? No mucho. En aquel vestido rojo y negro, cambié un poco el escote y algún detalle más. Luego ella se puso una chaqueta, porque ese día hacía un poco de frío. Pero siempre es ella quien decide, sabe muy bien lo que le favorece.

¿Hacia dónde proyecta la expansión de la marca? Estamos en una etapa muy buena, la colección ha crecido, a pesar de la economía, si nos pudiéramos quedar así...

¡Qué acierto elegir a Rachel Zimmerman para el lanzamiento del perfume! Me recuerda el retrato de Avedon a Marella Agnelli vestida de Balenciaga: su actitud, la posición del cuello. Estoy muy contento de haber hecho la campaña con ella. Tiene algo especial, es moderna, dulce, inteligente y muy elegante, una cualidad que hace mucha falta hoy en la moda.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS