Belleza -- Perfumes

¿En qué te pareces a Gabrielle Chanel?

“Todo lo que hago lo hago con pasión. No hay nada que no emprenda repitiéndome que mi vida entera depende de ello”, decía Chanel. La diseñadora tenía un talento desbordante, pero fue su entusiasmo lo que la salvó de la desidia y la llevó a hacer historia. Caracterizada por su rebeldía, Gabrielle logró sortear cada obstáculo que encontró en su camino a base de ignorarlo.

Piensa que hasta 1965 las mujeres francesas ni siquiera podían tener cuenta en el banco –sin autorización marital, claro–, pero la modista fue pionera al montar su propio taller en 1910. Contó con la ayuda de Boy Capel, aunque poco tiempo después le devolvió el dinero prestado. Ocho años más tarde, contaba con trescientos empleados: Gabrielle Chanel había ganado su libertad. ¿Lo mejor? Se trataba de una conquista universal, pues mediante su moda vanguardista tendía una invitación a la mujer para seguir su propio camino sin ataduras.

Si bien hace unas semanas imaginábamos cómo sería la couturière en la actualidad, en esta ocasión, diseccionamos la personalidad de la modista. Con el objetivo de advertir aquellos rasgos que la hicieron merecedora de un hueco en la posteridad y que hoy inspiran el perfume Gabrielle Chanel, hemos repasado su apartamento, sus máximas, su aportación a la causa feminista y su vida entera.

De naturaleza obstinada, se inventó a sí misma. Su signo es, sin duda, la rebeldía. ¿Por qué adaptarse a las convenciones pudiendo celebrar tu propia identidad? Solo así conseguirás una fuerza inquebrantable. Así, Gabrielle Chanel es un perfume descarado, capaz de expresar la rebeldía intrínseca a todas las mujeres. De ahí que no sea preciso que compartas todas las rarezas y genialidades de la modista. Son tan únicas como las tuyas. Se complementan con ellas en una expresión de feminidad universal.

Estos son los rasgos que definen la esencia de Gabrielle Chanel: