Descubrimos, en exclusiva, el adelanto más esperado del mundo 'beauty': la nueva imagen del Nº 5 de Chanel, ¿adivinas quién será?

Un siglo después de su creación, Chanel tiene el placer de anunciar que Marion Cotillard será el rostro de la nueva campaña publicitaria dedicada a su icónica fragancia.

Coco Chanel tuvo una de esas vidas que parecen destinadas a escribir el guión de una película de ficción y, de hecho, así fue: "Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel" (2009) dirigida por Anne Fontaine. En 19 de agosto de 1983, en el seno de una familia humilde, nació Gabrielle Chanel, una niña huérfana cuya trayectoria profesional arroja luces y (muchas) sombras, convirtiéndole en uno de los personajes más relevantes de la moda y la creadora detrás del perfume más famoso del mundo: Chanel Nº5.

Podemos afirmar que su vida comenzó con el despegue de su carrera profesional. A los 20 años descubrió la llave de su felicidad: que lo importante en la vida era ser independiente económicamente. En 1905, cuando un joven y rico burgués Étienne Balsan entró en su vida, Gabrielle supo que este acaudalado noble sería su salvoconducto para una vida acomodada y de éxito. Sin embargo y como él mismo reconoció, ella no era una mujer en la que valía la pena gastar mucho dinero. En la primavera de 1908, Coco Chanel se reunió con un amigo de Balsan, Arthur Edward "Boy" Capel, un jugador de polo inglés. Aquel joven alto de ojos azules aconsejó a su nueva amiga que abriera una tienda de sombreros y le prometió su apoyo financiero. Más tarde, se convertiría en su socio en los negocios y en su compañero de vida, hasta su fallecimiento en un accidente automovilístico en 1919.

La rabia y el amor que sentía por Boy despertó en ella un talento oculto que sedujo al mundo y le encumbró al éxito. ¿El motivo? Creó un estilo antes impensable para la mujer de la época: cintura discreta, pantalones y tacones bajos, cómodos para caminar. Se atrevió a lucir una camiseta estampada con rayas marineras y pantalones de hombre en las playas de los balnearios de Biarritz, donde veraneaba la clase alta de toda Europa. Su rechazo completo al corsé, consolidaron su éxito. Creó un estilo práctico, sencillo y elegante, cuyo fin era permitir el movimiento de la mujer. Chanel cubrió las demandas de la época creando el primer traje ajustado, quitando el busto encorsetado y las curvas con un rigor (casi) masculino.

Además de revolucionar la moda femenina, creó una fragancia que marcó un antes y un después en la historia: Chanel Nº 5, posiblemente la esencia más importante del mundo. Un perfume de mujer con aroma a mujer y para la mujer. Fue el primer perfume sintético con ochenta esencias que no repetía el olor de una flor en particular, como se venía haciendo desde hacia siglos. 100 años después de aquel acontecimiento que revolucionó el mundo de la belleza, Chanel ha escrito un nuevo capítulo en su historia.

Se resiste a reconocerse a sí misma como una estrella, pero Marion Cotillard es la musa indiscutible del cine francés. Es por su mirada, quizá una de las más hipnóticas del cine o por su belleza, elegante y pura a partes iguales, por lo que la maison Chanel haya decidido contar con la actriz para su nueva campaña publicitaria dedicada a la su icónica fragancia.

La historia de Marion Cotillard con la maison francesa no empieza ni acaba aquí. Desde que comenzó su carrera como actriz, ha caminado sobre la alfombra roja con los diseños más destacados de Chanel, como aquellos elegantes diseños con los que conquistó a la crítica en sendas presentaciones de "Un largo domingo de compromiso" de Jean-Pierre Jeunet en 2004 y "La Môme" dirigida por Olivier Dahan en 2008.

Con un rostro que encarna a la perfección la belleza y feminidad propiamente francesas, Marion recoge el testigo de un linaje de mujeres convertidas en iconos femeninos de su tiempo, que han posado como imagen de este revolucionario perfume: Marilyn Monroe, quien en 1954 se atrevió a hablar de desnudez vestida con Nº5, seguida de Catherine Deneuve, Carole Bouquet y Nicole Kidman. Más allá de su indudable encanto y su espíritu libre, la actriz encarna el indefinible je ne sais quoi de elegancia francesa.

Más que el único satélite natural de la Tierra, la Luna es un personaje principal y por derecho propio en este nuevo capítulo de Chanel. Desde las antiguas civilizaciones de Egipto hasta las de China, todas ellas han considerado a la Luna como una deidad, siempre relacionada con la mujer. En una noche de luna llena, una mujer de semblante misterioso camina sobre un puente parisino, cuyos ojos se iluminan con el reflejo hipnótico de este cuerpo celeste y a la espera de un baile con un hombre que le espera impaciente. La inspiración de esta campaña es una mujer fuerte, enamorada del peligro y de la seducción, cuyo estupor se despliega en alegría. Los amantes dan vueltas vertiginosamente en un movimiento moderno y alegre, que "sugiere una genuina complicidad entre hombres y mujeres", añade Thomas du Pré de Saint Maur, responsable de fragancias de Chanel.

También te puede interesar:
Sergio E. González

Sergio E. González

Cuando era pequeño una de las cosas que más me gustaba era sentarme a coser con mi abuela Mercedes, modista y patronista. Pero, con los años me olvidé del ruido de la máquina de coser y decidí que a mi lo que me gusta es contar ideas sobre moda, arte y belleza, ya sea con palabras, imágenes, con campañas de publicidad o con señales de humo… lo mío es comunicar. Pero no todo se resume a eso, también me gusta el café con hielo, los perros salchicha, la paella de mi madre y leer poemas de Lorca.

Continúa leyendo