Día Mundial del la EPOC: así es una de las enfermedades pulmonares más extendidas y desconocidas

El aliento falta y el cansancio aumenta. Su causa principal es el tabaquismo. En el tercer miércoles del mes de noviembre, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) sube a la palestra.

EPOC INT
En España, la EPOC tiene una prevalencia del 11,8%.

La sensación es de asfixia. La Organización Mundial de la Salud la define como “una expresión genérica que designa las dolencias que dañan los pulmones y provocan sensación de asfixia en el enfermo”. Quienes padecen la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) pelean por respirar sin dificultad.

En once años, la EPOC, estima la OMS, será la tercera causa de muerte a nivel mundial. Solo la superarán el cáncer de pulmón y la diabetes. En España, dice el organismo de la Organización de las Naciones Unidas, provoca el 40% de las consultas en Neumología.

Hoy ya afecta a unos 384 millones de personas. De ellas, a tres de cada cuatro se le complica la cotidianeidad. En las tareas rutinarias se topan con dificultades. Cuando la enfermedad avanza, la actividad diaria se ralentiza. Se complica. “Los pacientes sufren frecuentes exacerbaciones que pueden ser muy incapacitantes”, señala Tamara Alonso Pérez, neumóloga del Hospital de la Princesa. “Pueden requerir atención médica de urgencia y, en ocasiones, las complicaciones pueden poner en peligro su vida”. La EPOC se convertirá, con el tiempo, en una de las enfermedades más discapacitantes.

El diagnóstico precoz, señalan los expertos sanitarios, aún pesa. Es una asignatura que pende. En ocasiones se confunde con asma. Lo hacen los médicos y los propios pacientes. reen que la falta de aliento no es significativa. O que es el único síntoma de la EPOC. La tos crónica con generación de flema, el cansancio y la respiración ruidosa se suman a la lista. 

Entre los mitos también se cuela el de la edad. La presunción invita a creer que se trata de una enfermedad de personas mayores. La realidad revela que puede aparecer a partir de los 40 años. En España, según el test EPISCAN II, su prevalencia es del 11,8%. 

A nivel mundial, el elemento desencadenante es el tabaquismo. Fumar es la principal causa de la EPOC. Nunca es la única. La exposición a humos, polvo o sustancias contaminantes dañinas pueden, también, provocar el desarrollo de la enfermedad.

esther epoc
Esther y Antonio, protagonistas del documental 'La bicicleta de Esther'.

Deshacerse de ella no es, por ahora, posible. No se ha encontrado aún una cura que la ahuyente. Sí se puede, no obstante, llevar una vida plena pese a ella. La enfermedad se puede controlar. Un tratamiento, asignado por un médico, puede suavizar los obstáculos que pone en su rutina.

Esther Gómara cuenta los suyos en La bicicleta de Esther. El cineasta Ander Duque se encarga de retratar su cotidianeidad. En el documental, Esther es conocedora de su papel: “Si esto sirve para que la gente se conciencie sobre las consecuencias que tiene fumar, me doy por satisfecha. Lo malo no es morirse, es vivir limitada”. Admite que no ha aceptado su enfermedad. Se rebela, dice, a diario. Ahí encuentra su motor. “Eso es lo que me empuja a superarme, a levantarme y seguir. Aceptarlo es muy difícil”.

En el documental, Antonio la acompaña. Es su marido. Y su cuidador. Se ha sumergido en lecturas sobre el EPOC. Es consciente, reconoce, “de la importancia que tiene el papel del cuidador”.

Duque se ha centrado, por su parte, en que el largometraje sea “pedagógico”. Quería, también, que resultara emocionante. “Lo importante es que (los espectadores) vayan a casa, a su trabajo y comenten que han visto el documental, que les ha emocionado, que les ha hecho pensar y les ha situado en su propia realidad constante”. 

Continúa leyendo