Cena y musical con vistas a la Gran Vía

La gran arteria madrileña desde siempre ha sido uno de esos puntos neurálgicos en los que se evidencia el ritmo frenético de esta ciudad donde miles de viandantes se cruzan día y noche. Tiendas, cines, restaurantes, teatros, oficinas, hoteles, cafeterías... conforman la amalgama de negocios que nos hacen deambular por allí constantemente tanto entre semana como los fines de semana con los mejores planes de la ciudad.

En esta ocasión, y aprovechando que han venido a Madrid unos amigos de Valencia a visitarme hicimos una ruta de bares de esos bien genuinos, con sus servilletas por el suelo, su caña/tapa ofrecida por la casa, con la decoración de antaño donde todavía el "hipsterismo" decorativo no ha calado, su fecha de apertura del siglo pasado o del anterior... para tomar fuerzas antes de acercarnos a ver el último musical que acaba de abrir sus puertas en la Gran Vía, para más tarde cenar el uno de los restaurantes con mejores vistas a esta calle y rematar con unos cócteles de autor. Y no, no fuimos a ver El Rey León, ni cenamos en El Corte Inglés, ni tampoco fuimos a Chicote.

 

Continúa viendo nuestras galerías