El feminismo y los Oscar 2018

#Times'Up, #Metoo y los (pocos) gestos feministas de los Oscar 2018.

Pensábamos que las actrices ya no eran solo actrices, en su mayoría también activistas habían adquirido otro papel el de reinas de la denuncia. En esta alfombra roja del año 2018, los grandes premios de la academia del cine, los Oscar, hemos visto pocos gestos relacionados con #Timesup O #Metoo. Si en los Globos de Oro triunfó el negro, en esta ceremonia ha reinado el eclecticismo y la mezcla, no ha habido un objetivo común. También hay que decir que no había exigencia alguna en el dresscode.

Todas sabemos que este 2018 pasará a la historia por ser el año del #Metoo, la campaña en contra del acoso sexual a las mujeres, spin off del movimiento #TimesUp que ha dado un nuevo altavoz a todas aquellas que fueron agredidas o asediadas mientras ejercían su profesión.

Pero hay muchas críticas alrededor de estos movimientos, Paddy Chayefsky, periodista en Network, respondía recientemente: ‘Estoy harto y cansado de la gente que aprovecha la ocasión de los Oscar para hacer propaganda de sus ideales políticos’ Una afirmación un poco fuerte ¿no? Debemos entender que junto a la Superbowl puede ser uno de los acontecimientos más visionados por tododa la población mundial. Una oportunidad que ninguna voz debería desechar.

Exceptuando un discurso light de Frances McDormand y otro a tres voces de Ashley Judd, Salma Hayek y Annabella Sciorra, parece que no han querido empañar con demasiada denuncia la fiesta más importante del año.

Algunos expertos relacionan la estrategia seguida en los Oscar con la pérdida de interés que están teniendo estos acontecimientos para la sociedad, de hecho la ceremonia de los Globos de Oro, perdió hasta un 5% de audiencia respecto al año pasado.

Channing Dungey, una representante de la organización de los Oscar llegó a pedir a los ganadores que por favor tuvieran en cuenta la organización del evento y no tomaran acciones individuales. Y parece que todos los actores han respetado la norma.

Hay dudas si se está representando un feminismo instagrameable. Y el activismo está más enfocado al gesto que a una asunción auténtica del discurso que ha llegado a llevar a activistas de la mano. ¿Realmente creían en ello o era un accesorio más de su look? En los Oscar parece que la verdad ha salido a la luz.

CONTINÚA LEYENDO