Los estrictos requisitos de Anna Wintour para la gala MET

La periodista ha puesto sus propias condiciones de cara a uno de los eventos sociales y de moda del año.

Los estrictos requisitos de Anna Wintour para la gala de los MET
Anna Wintour / Gtres

Anna Wintour tiene un estilo irreconocible. Su peinado bob, los colores de sus abrigos y sus collares forman parte de ella desde el principio de los tiempos, y ni mucho menos tienen visos de cambiar. Es como si su esencia fuera algo inamovible. La periodista considerada por el fashion system una de las más ilustres del mundo de la moda, ha conseguido que su opinión se respete y que su influencia sea grande. Por no decir es LA INFLUENCIA.

La excéntrica directiva nos ha sorprendido a todos con una de sus últimas ocurrencias que tiene como epicentro la gala MET del próximo domingo. Según cuentan miembros de la organización y del catering, Anna Wintour es muy maniática de los pequeños detalles y quiere que todo esté perfecto, hasta el punto de poner ciertas exigencias en el evento que más dinero recauda en el mundo de la moda y con más ambiente social del año. Todos los beneficios, que el año pasado fueron de nada más y anda menos que 12 millones de dólares, van directos a The Costume Institute, la mayor referencia de moda de Estados Unidos. Y es la puerta de apertura de la exposición de moda más importante del año.

Anna es la encargada directa de aprobar el increíble listado de invitados y la responsable de que sea uno de los bailes más esperados del año. Uno de los atractivos de este evento es la temática, cada año más sorprendente, en los últimos ha evolucionado desde: China a través del cristal. Manus x Machina, Rei Kawabuko y este último será: Cuerpos celestiales, las referencias católicas en la moda.  

Entre esas exigencias, destaca la prohibición de usar teléfonos móviles, decorar el lugar con plantas que tarden doce meses en crecer o suprimir el perejil en los canapés. El veto a ciertos alimentos no queda ahí, ya que Wintour también ha exigido que no haya ningún tipo de tostada que pueda desmontarse, por si acaso alguna miga impactase en el vestido de cualquier invitada.

Durante la gala MET nada puede fallar y hasta el último cabo permanece atado. Saber con quién se sentarán los invitados es otra de las cosas a tener en cuenta. Son los representantes de los famosos los que negocian al lado de quién se sentará su cliente. Un evento de este calibre bien merece todos estos pormenores. 

CONTINÚA LEYENDO