El toque mágico de los Oscar 2012: los accesorios