Las lecciones de estilo que hemos aprendido del Festival de Cannes