Almudena Cid: de su desgarradora confesión sobre la soledad a poder hablar ya de su ruptura con Christian Gálvez

La exatleta disfruta de un fin de semana en Ibiza en muy buena compañía y se sincera como nunca.

Una nueva Almudena Cid se abre paso. Atrás queda esa introspección tan necesaria como obligada que hizo cuando se rompió su matrimonio con Christian Gálvez. Un tormentoso divorcio en el que ha sufrido lo indecible, sobre todo viendo cómo el amor de su vida rehacía la suya casi enseguida junto a Patricia Pardo. El silencio se apoderó de ella. Las cámaras le perseguían pero ella no quería entrar a valorar ni la ruptura ni tampoco su estado emocional. No hacía falta imaginar demasiado para entender que estaba lejos de ser el mejor. Algún que otro chascarillo en forma de indirecta hacia el presentador, pero poco más. Sin embargo, la exgimnasta ha experimentado ya su catarsis particular y ahora entra en un nuevo escenario en el que ha entendido que su prioridad es cuidar de ella, preocuparse por su felicidad y no por la de los demás. 

 

Almudena Cid
Gtres

La vitoriana ha concedido una entrevista a la agencia de prensa Gtres, en la que habla del proceso interno por el que está pasando. Se encuentra muy optimista, aunque sin ganas todavía de enamorarse. Su trabajo en el teatro la está ayudando mucho y la permite viajar a lugares donde disfrutar del mar y la playa. Su última escapada ha sido a Ibiza por motivos de trabajo. La isla pitiusa le ha regalado unos días de sol, playa y buena compañía, la de su íntimo amigo Félix Gómez, con quien entabló una fantástica amistad tras el paso de ambos por Masterchef Celebrity. Un buen confesor para estos momentos tan reflexivos que vive la que fuera atleta olímpica. 

Félix Gómez y Almudena Cid
TVE

Define esta nueva etapa como "muy bonita" y señala cuál ha sido uno de sus mayores refugios: "Creo que el teatro me ha arropado, me ha salvado, me ha dado confianza. Creo que mi sentimiento de compromiso es tan fuerte y ha sido tan fuerte que es lo que también me ha hecho ver a mí, lo comprometida que soy con la vida, conmigo misma. Entonces ha sido muy bonito”. Ha llegado el momento de reenfocar sus horizontes y así lo expresa: "Estoy viéndome yo de otra manera. Creo que en la vida vamos teniendo la percepción de la vida según como somos y como estamos en la vida. Y yo ahora mismo me estoy descubriendo, estoy entrando en rincones míos que yo no había entrado nunca". Asimismo, deja todo un titular al asegurar que "estoy transitando en la soledad, sosteniéndola sin necesidad de nada, estando conmigo. Y eso es súper bonito". 

Aprender a normalizar el sufrimiento

Nadie podrá decirle que ha sido sencillo llegar a este punto, pero ahora tiene la capacidad de explicar cómo se ha desarrollado todo: "Creo que tenemos que entender que en la vida hay dolor, hay amor, hay tristeza, hay alegría, hay frustración, hay muchas emociones y que son parte de la belleza de la vida. Entonces cuando yo entrenaba y competía con una lesión, yo lo que veía la gente era un ejercicio bello, enmascarado o internamente lleno de dolor. Y entonces entendí que me estaba pasando algo parecido. Yo transmito algo en un escenario. La gente me ve, aunque sienta dolor es parte de las emociones que tengo que transitar como ser humano y convivir con ellas. Y cuanto antes las abrace y cuanto antes las normalice y las sienta como parte de mi proceso y de mi ser, más fácil va a ser todo. Y es que lo estoy sintiendo así". 

Ahora toca pensar en ella y dedicarse el tiempo que antes no se daba: "Es como que lo único que he estado echando de menos era mi vida y ya me he encontrado. Creo que he estado más siempre en agradar y en estar por los demás y me olvidé de mí. Entonces estoy ahora valorando cada rinconcito mío (...) estoy en mí y cuidándome. Qué es lo que me importa"

Por último, quiso pasar de puntillas por la fuerte polémica que protagonizó su madre con la ensaladilla rusa, que le encantaba a Christian Gálvez: "Mi madre cocina muy bien y tiene ensaladilla que la tendría que probar toda España". No quiere más controversias sino pasar página de una vez por todas de un divorcio que ha sido toda una pesadilla. Y por lo visto va por el buen camino. 

Alberto Ardila

Alberto Ardila

Contando historias objetivas desde mi objetividad y con la pasión del primer día.

Continúa leyendo