Amalienborg: el escenario en el que Mary y Marie de Dinamarca revivirán su 'enemistad'

¿Será testigo el Palacio de los pequeños conflictos entre la Familia Real Danesa durante esta cuarentena?

El coronavirus también ha afectado a la Familia Real Danesa. Federico y Mary de Dinamarca tuvieron adelantar su vuelta desde Suiza después de permanecer allí durante una temporada en la que sus hijos estaban estudiando en la Escuela Internacional Lemania-Verbier. El coronavirus ha hecho que el príncipe heredero al trono de Dinamarca vuelva junto a su esposa a Amalienborg, donde permanecerán junto a su hermano Joaquín de Dinamarca y su mujer, Marie.

Pero, ¿cómo es la relación entre hermanos y cuñadas? Hace unos meses se dispararon los comentarios sobre la supuesta tensión entre Joaquín y Federico, que podría estar provocada por el relevante papel que ejerce el heredero en la Familia Real, por encima de su hermano. En más de una ocasión en la que la familia ha coincidido, Joaquín se ha mostrado por su parte bastante tenso ante la situación, saludando rápidamente a Mary después de que se rumoreara que anteriormente había estado enamorado de ella. Al contrario de su esposo, Marie ha intentado siempre mantener las formas “de cara a la galería”, dedicando a sus cuñados gestos tiernos sinónimos de una cercanía entre ellos.

Pero no solo ha sido noticia la tensa relación entre hermanos. Mary y Marie también han protagonizado algún que otro “rifirrafe” por las decisiones de la Reina. Margarita de Dinamarca decidió dividir el trabajo de representación de la Corona entre ambas, una idea que no gustó del todo a la heredera consorte, Mary, que no veía muy claro eso de ser princesa “a medias”. Pero lo cierto es que la simpatía de Marie ha conquistado los corazones de todos los daneses, incluidos los Reyes, en mucho menos tiempo que la esposa del príncipe Federico. Una situación que terminó por hundir más el “sueño de princesas” de Mary, después de que salieran a la luz numerosos problemas matrimoniales de ésta y su marido.

La familia tendrá que dejar a un lado estos problemas si quiere pasar una cuarentena agradable en Amalienborg. Este palacio de Copenhague ejerce como residencia de invierno de los Glücksburg desde que fue realizado por el arquitecto Nicolai Eigtved entre 1750 y 1768 para acoger a las diferentes familias nobles de Dinamarca. Además, está compuesto por cuatro palacios: Palacio Moltke, ubicado en el suroeste para visitas oficiales; el Palacio Levetzau, residencia del príncipe Federico de Dinamarca hasta 2004; Palacio Brockdorff, residencia de la reina Íngrid de Suecia hasta que con su muerte pasó a ser del heredero al trono; y por último, Palacio Schack, ubicado en el sureste y residencia de la reina Margarita desde 1967.

Continúa leyendo