Andrea Molina habla por primera vez de su padre: “se ha dado por hecho que no tenemos relación”

Andrea Molina es muy dada a hablar de temas familiares, pero lo que jamás había hecho era hablar de su relación con su padre

Andrea Molina
Gtres

Andrea Molina tiene grandes aspiraciones, ella quiere ser actriz y a pesar de sus genes y de ser hija de la mismísima Lydia Bosch, el de la interpretación no es un mundo fácil y a ella le está costando hacerse su propio hueco. La tarde del martes acudió junto a muchos otros compañeros de profesión a la reapertura de los tradicionales cines Palafox y confesó que le encantaría volver pronto de otra forma, “mi energía está en eso así que a ver si hay suerte y pronto estoy aquí estrenando”, “estoy trabajando en ello, la semana que viene tengo cosillas así que a ver si hay suerte y todo se coloca y el universo quiere que esté ahí mi oportunidad” añade esperanzada.

Es una profesión dura, pero ella no pierde el optimismo, “bueno, yo creo que todo depende de cómo te lo tomes y yo me lo intento tomar con filosofía confiando en que si no ha llegado es porque no tiene que llegar”. A pesar de ello, en su día, tomó la decisión de estudiar algo muy diferente, “yo he estudiado magisterio porque los niños siempre me han gustado y porque creo que tener un plan B siempre es necesario, pero vocacionalmente a mí lo que me gusta es la interpretación”.

Los niños le encantan, pero de momento, no los propios, “en un futuro si, pero en un futuro largo, hay que primero encontrar una estabilidad y vivir, hay que vivir, yo quiero viajar y salir y entrar y los niños al final te acotan mucho”. Sin embargo, casarse no lo ve tan lejano, pero tampoco esta planeado a corto plazo, “creo que todo lleva sus tiempos y yo ahora estoy muy centrada en el trabajo, en lo que quiero conseguir a nivel profesional”.

En el tema que prefiere no entrar demasiado es en lo referente a la relación con su padre, Micky Molina, al que este verano defendió cuando se le acusó de haber atropellado a una menor con el coche después de haber bebido, “es que yo nunca he hablado de la relación con mi padre, yo nunca me he pronunciado, y me hace mucha gracia que se ha dado por hecho que no nos llevamos, que no hay relación, pero yo nunca me he pronunciado, me pronuncié en su momento, dije lo que pensaba y no voy a decir nada más, creo que fui muy clara y muy sincera y ya está”.

Continúa leyendo