Así ha quedado la casa de Ana Milán tras una espectacular reforma

La actriz ha creado un hogar que rezuma su personalidad por los cuatro costados.

Ana Milán ha culminado uno de los grandes sueños de su vida y ahora ha llegado el momento de disfrutarlo. Y ese no es otro que la adquisición de una casa en pleno centro de Madrid y su posterior reforma integral. La tarea no ha sido sencilla puesto que han convertido lo que era dormitorio en comedor y lo que era cocina en habitaciones. Pero a su lado tenía a su amigo e interiorista de confianza, Fabián Ñíguez, que le ha guiado en este proceso que ha tenido como resultado un hogar cargado de luz, sostenible y que refleja fielmente la personalidad de la actriz.

¿Cómo ha sido el proceso? Ana ha grabado una miniserie para la revista AD, especializada en decoración e interiorismo, para enseñarnos a todos cómo ha llevado a cabo el lavado de cara de su vivienda madrileña. Transformar algo plano en un espacio cargado de inspiraciones e impreso de la personalidad de su dueña era el gran reto y vaya que si lo ha conseguido. La primera parada que hace en el vídeo es la entrada, que curiosamente también es la cocina, algo que responde a un motivo claro: “Pensé la cocina a modo de recibimiento. Todo el mundo sabe que la mayoría de las fiestas empiezan y acaban en la cocina”, cuenta la protagonista.

Ana Milán desvela que la concibió de tal manera que pudiera cocinar mientras sus amigos le acompañaban regando el paladar con un buen vino. Por ello las encimeras cobran una importancia especial. Módulos que la intérprete ha adaptado a sus necesidades, subiéndolos un metro para adaptarlos a su altura. En la cocina adquiere un rol muy importante la decoración, sobre todo los objetos que tienen un significado especial para Ana. Una urna llena de pajaritas de papel hecha por una amiga suya, un cuadro retrato en forma de obsequio por parte del director de Camera Café, una tostadora regalo de una amiga, etcétera. Pero tampoco falta una cabeza decorativa que le robó a Nuria Roca, “Nuria, está aquí”, bromea Milán. Ni tampoco la joya de la corona: una lámpara de araña.

La siguiente estancia de la casa es un imponente salón "sitio de reunión de mis amigos y sitio de descanso mío", en el que un papel de Juan Gatti, inspirado en Yves Saint-Laurent, da el toque retro-chic a dicha habitación. Tanto le gusta este diseño que el motivo central inspiró la puerta que separa el salón de la cocina. Un regalo artístico para los sentidos. Lo siguiente que nos enseña Ana Milán en su house tour es su despacho, donde se sienta "a trabajar, a estudiar o a hacer los collages". Aquí es donde más mobiliario previo a la reforma se puede observar porque conservó todos los armarios, pero restaurados y cambió los tiradores. Especialmente emocionada se muestra cuando enseña a todos su chimenea, del siglo XIX y hecha con mármol de carrara tallado a mano. Para decorar la parte superior ha elegido una escultura de Íñigo Manterola y dos cuadros de París y Nueva York antiguos.  Ana Milán presume de un gusto exquisito por la decoración, algo que se aprecia en esculturas, cojines, lámparas y demás elementos. No falta una fotografía suya con Robert de Niro del día que se conocieron o libros sobre moda.

No faltan historias personales dignas de contar durante este recorrido por su casa: "Cuando yo era pequeña vivía en un pueblo de Albacete que se llama Almansa, viví ahí hasta los ocho años a pesar de haber nacido en Alicante. Mis vecinas, Marta y Ángela, siempre estaban en mi casa o yo en la suya y allí había unos dragones que a mí me encantaban. Las perdí la pista, pasaron 30 años y cuando nos volvimos a ver les dije que me encantaban. La siguiente vez que nos vimos me trajeron uno, el único que les quedaba y fue un regalo que me hizo muchísima ilusión”, narra la protagonista del vídeo.

En el recorrido no podía faltar ver su dormitorio. Muy luminoso y con un armónico juego cromático, con una bañera enorme dentro para tener momentos de verdadero placer. Destaca su cabecero amarillo chillón, en terciopelo, con acabado en forma de orejas para que se sintiera más recogida. Por último, muestra su vestidor y su baño, donde reposa, se mima y comienza cada día.  

Alberto Ardila

Alberto Ardila

Contando historias objetivas desde mi objetividad y con la pasión del primer día.

Continúa leyendo