Vídeo de la semana

Ben Affleck, idas y venidas de uno de los grandes rostros de Hollywood

La adicción por el alcohol en una época de su vida hizo que el actor diera por perdido su matrimonio con Jennifer Garner

Ben Affleck
Gtres

No todo en la vida de Ben Affleck ha sido color de rosa. El actor ha tenido que hacer frente a una de las adicciones más poderosas y peligrosas: el alcohol. A día de hoy, completamente desintoxicado, el estadounidense no tiene ningún problema en mostrar al mundo lo complicado que fue superar este bache de su vida, que hizo que su feliz relación con Jennifer Garner llegara a su fin.

Ben Affleck, Jennifer Lopez
Gtres

Desde que saltó a la fama, la vida de Affleck ha sido una montaña rusa de emociones en toda regla. Los problemas comenzaron después de ganar el Oscar al mejor guion por ‘El indomable Will Hunting’, su carrera comenzó a caer en picado por las constantes burlas de la prensa. Fue ahí cuando se hizo pública su relación con Jennifer Lopez, ‘Bennifer’ consiguió acaparar toda la atención mediática, dejando a un lado la trayectoria profesional de ambos. Pero dos años después, el romance llegó a su fin y con él la bienvenida al alcohol por parte de Affleck. “Cuando Jennifer y yo terminamos, encadené tres o cuatro películas que fueron un fracaso absoluto y toqué fondo. La percepción que tenía la gente de mí era la de un hombre sin talento y que caía mal. Fue horrible, nunca he tenido un momento más bajo en mi carrera”, admitió el actor.

Pero parecía que las aguas volvían a su cauce en junio de 2005, con su matrimonio con Jennifer Garner. Fruto de este feliz enlace nacieron tres hijos que dieron la felicidad plena a Ben, que llegó a dirigir películas dignas de respeto como ‘Argo’.

Diez años después, la vida del guionista dio un giro de 180 grados cuando se separó de su mujer, lo que le hundió por completo “Ben había estado bebiendo solo durante días. Estaba en mal estado. Apenas comía y no se duchaba”, decían sus amigos. Por su parte, Affleck se ha mostrado realmente arrepentido ante esta dolorosa ruptura y se ha culpado a sí mismo y a su adicción por el alcohol: “Bebí de manera relativamente normal durante mucho tiempo. Lo que sucedió fue que comencé a beber más y más cuando mi matrimonio se estaba desmoronando. Esto fue en 2015-16 y, por supuesto, creó más problemas matrimoniales”.

En 2018, el actor ingresó en una clínica de desintoxicación, y un tiempo después afirmó estar recuperado de su adicción al alcohol a pesar de haber sufrido alguna que otra recaída. A día de hoy, los medios se han hecho eco de su relación con Ana de Armas, que se habría visto afianzada después de que ambos aparecieran inesperadamente en Cuba.

Continúa leyendo