Brad Pitt realiza la confesión más dura sobre su etapa con Jennifer Aniston y Gwyneth Paltrow

Para muchos, en la década de los 90 el actor era exitoso, guapo y perfecto. Sin embargo, su vida no lo era tanto

Brad pitt
Gtresonline

Sin filtros. Así ha sido la entrevista de Brad Pitt con ‘The New York Times’. Una conversación que no ha dejado indiferente a nadie, ya que ha hablado de las dificultades que atravesó en la década de los noventa, sus años de mayor fama. Entonces, mantuvo relaciones amorosas con dos de las estrellas más deseadas de Hollywood - Jennifer Aniston y Gwyneth Paltrow- y sus seguidores lo veían como un hombre guapo, exitoso y perfecto. Sin embargo, su vida no lo era tanto.

Durante mucho tiempo, Brad Pitt tuvo problemas con el alcohol. Una adicción que utilizaba como “una vía de escape”. Así lo aseguró recientemente, en una charla con Anthony Hopkins en la revista estadounidense ‘Interview’. Esa, de hecho, fue una de las causas por la que se separó de Angelina Jolie en 2016.

Pero esta no fue la única droga a la que estuvo enganchado el intérprete. Y es que en sus años de juventud también se envició con la marihuana. “Ha habido momentos en los que he visto fotos en mí mismo de hace años y he dicho: ‘Ese chaval tiene buena pinta’. Pero en realidad no me sentía tan bien por dentro. Me pasé la mayor parte de los noventa escondiéndome y fumando hierba”, ha confesado.

Jennifer Aniston, Brad Pitt
Gtres

Según ha explicado, la fama fue la causa de su adicción. “Me sentía incómodo con toda esa atención. Llegué a un punto en el que estaba encarcelándome a mí mismo. Ahora salgo a la calle y vivo mi vida y, en general, la gente es bastante maja”, ha revelado el actor. Para recordar parte de esa mala experiencia, Brad Pitt ha recurrido a la siguiente anécdota: “Cuando arrancó mi carrera, salí en el periódico ‘USA Today’. Estaba encantado conmigo mismo. Dos días después de que saliera, fui a casa de un amigo. Miré al suelo de la cocina y ahí estaba el arenero del gato, y mi artículo del ‘USA Today’ con una mierda de gato encima. Creo que lo define bastante bien".

Desde 2004 -después de formar parte de ‘Troya’, una película en la que se sintió decepcionado, pero que lo ayudó a tomar la decisión de invertir su tiempo “solo en historias de calidad”-, Brad Pitt evita leer cualquier noticia que lo involucre. “No solo reseñas de películas. Quiero decir, cualquier revista en una sala de espera. Muchas de ellas dan tumbos” y ha agregado: “No sé con cuántas mujeres habrán dicho que salí durante los últimos dos o tres años, pero nada es verdad".

Continúa leyendo