Carlo Constanzia, el hijo de Mar Flores que triunfa con Toy Boy, habla sobre su salto a la fama

El intérprete de Jairo en ‘Toy Boy’ está encantado con el éxito de la serie, pero afirma ser el único responsable de su éxito

Una de las nuevas promesas de la pequeña pantalla viene pisando muy fuerte. Se trata de Carlo Constanzia. El hijo de Mar Flores se inició en el mundo del cine con la producción de Atresmedia ‘Toy Boy’, una serie que no terminó de cuajar cuando fue emitida en Antena 3, pero que a día de hoy ha alcanzado el puesto número 1 de series más vistas de Netflix.

Muy emocionado con este proyecto, poco antes de que se estrenara habló de la serie en el FesTVal de Vitoria. En ‘Toy Boy’, Carlo saca su lado más sexy e interpreta a Jairo, un joven que había perdido la voz como consecuencia de un accidente. Es por ello que decide expresarse mediante el baile, pero la falta de recursos le impide formarse académicamente  y acaba convirtiéndose en stripper y dedicándose a la prostitución, un papel que no ha dejado indiferente al artista: “Ha sido seguramente una experiencia increíble para mí el poder meterme en un personaje tan difícil. Sobre todo por el tema de la falta de habla, el tener que comunicar por lenguaje de signo y sobre todo a través de las expresiones faciales. Y bueno el llevar un poco encima todo ese pasado que tenía… La relación que tiene con sus padres, la discriminación por su sexualidad y porque quería ser bailarín. La verdad que ha sido complejo pero ha sido muy muy interesante. Para mi ha sido una de las mejores experiencias de mi vida”, dijo el actor, que también tuvo que estudiar lenguaje de signos para llevar a cabo esta producción.

Carlo Constanzia
Gtres

Constanzia comenzó su andadura en el mundo del cine cuando se integró en una escuela de interpretación italiana. Más tarde, volvió a España y se formó en la escuela de arte dramático de ‘Juan Codina’. No obstante, el joven ha mostrado su deseo de no ser conocido por ser “hijo de” a los micrófonos de Gtres: “Una cosa que odio bastante es el hecho de tener una etiqueta por otra persona. Creo que aquí cada uno somos una persona y cada uno nos forjamos su presente y su futuro. Cada uno somos responsables de nuestros éxitos y de nuestros fracasos. No creo que eso se deba apoyar a nadie”, explicó. Además, ha admitido que el haber estado presente en el foco mediático desde pequeño le ha repercutido personalmente, ya que, según él, antes no se respetaba a su madre en la prensa rosa y ahora sí.

El actor también aprovechó para dejar entreabierta su relación con la bailarina Mel: “No es que nos estemos dando tiempo ni nada, simplemente pues oye la relación ha quedado en una amistad y ya está. Cuando no pueden ser las cosas pues no son y ya está”. Y es que aunque la cuarentena haya hecho que se paralice tanto lo personal como lo profesional, en este último ámbito espera tener muchos más proyectos tan exitosos como ‘Toy Boy’.

Continúa leyendo