Vídeo de la semana

El principal problema de Carlos Fitz-James Stuart para fijar la fecha de su boda con Belén Corsini

El hijo del duque de Alba está encontrando bastantes trabajas para dar el sí quiero a su futura mujer. Él mismo nos cuenta por qué

La pandemia por coronavirus nos ha obligado a aprender a vivir de una manera mucho más restrictiva. Las limitaciones y las mascarillas han llegado para quedarse, al menos de momento y hasta que los datos sanitarios arrojen mejores noticias. No se escapan a esta nueva normalidad los famosos. Carlos Fitz-James Stuart y Solís lo sabe y muy bien. El hijo pequeño del duque de Alba está teniendo verdaderos problemas para encontrar una fecha para casarse con su novia, Belén Corsini. Ya han tenido que posponer su enlace al no tener certeza de cuándo podrán festejar su unión matrimonial tal y como ellos tienen pensado. 

Carlos Fitz-James Stuart y Belén Corsini
Gtres

El propio Carlos Fitz- James nos explica en el vídeo que encabeza la noticia esta problemática: "No, todavía no tenemo fecha, ahí sí que el COVID nos está afectando bastante, entonces bueno, esperamos tenerlo lo antes posible, pero de momento no sabemos", argumenta muy educado el joven.

El virus ha condenado directamente las grandes multitudes y una boda lo es. Con la normativa vigente dentro del estado de alarma declarado en todo el país, las ceremonias y banquetas nupciales deberán reducir su aforo al 50%. Y tanto Belén Corsini como el nieto de la duquesa de Alba no quieren dejar fuera a ningún ser querido. Prefieren esperar a que todo vuelva a su normalidad plena y poder casarse rodeados de todos sus amigos y familiares. Precisamente, el COVID también afectó a la hora de suspender la misa en honor a la duquesa de Alba que iba a celebrarse el pasado viernes. 

Carlos Fitz-James Stuart
Gtres

Al margen de su boda que no llega con la guapísima Corsini, Carlos Fitz-James también ha sido preguntado por la reconciliación de su padre y su tío. Carlos se muestra contento por ello: "Bueno, sí, en el fondo nos llevamos todos bien, o sea que muy bien". Lo que no ha querido valorar han sido las palabras de Cayetano Martínez de Irujo en las que decía que nadie le había avisado de que se cancelaba el acto religioso: "Eso ya no lo sé", decía el hijo del duque de Alba. 

La muerte de la duquesa  supuso un duro golpe para todos sus hijos y también significó un antes y un después en la familia, dado que Carlos Fitz-James Stuart, primogénito de doña Cayetana, se ponía al frente  de la Fundación y del legado de los Alba, desplazando a Cayetano, quien hasta entonces había residido en el Palacio de Liria.  El hijo menor de la aristócrata  decidió entonces dar un paso al frente y sacar a la venta un libro autobiográfico,'De Cayetano a Cayetana', que no sentó nada bien en el seno de la familia, dada la información que en él aparecía. Así, el distanciamiento fue aumentando y el duque de Arjona se quedó solo, apenas tenía el apoyo de su hermano Fernando, que en sus momentos más delicados, como su intervención quirúrgica por problemas intestinales, acudió a verle al hospital y se interesó por su evolución. Ni siquiera Eugenia, a la que siempre había estado tan unida, estuvo a su lado.

Unas diferencias que ahora, coincidiendo con el sexto aniversario del fallecimiento de Cayetana Fitz-James han conseguido aparcar por el bien de la familia. 

Continúa leyendo