Carmen Morales dice adiós a su matrimonio con Luis Guerra

La hermana de Shaila Dúrcal rompe con su pareja, con quien contrajo matrimonio en Ibiza en 2011 y empieza su etapa de soltería.

Hacía tiempo que Carmen Morales había tomado la decisión de vivir su vida personal en un discreto segundo plano. El trabajo se había convertido en su principal ocupación, sin imaginar que de manera paralela se estaba cociendo un importante cambio sentimental en ella. La tranquilidad de su profesión se ha visto eclipsada con la noticia de su separación de Luis Guerra, que anuncia la revista Semana en su edición de este miércoles.

Nada hacía presagiar que el matrimonio experimentaba una crisis. Se casaron en abril de 2011 en una idílica ceremonia celebrada en la siempre atractiva isla de Ibiza. Fue una boda civil que venía dilatándose en el tiempo por un motivo de peso. La pareja se conoció en 2002 y tan solo tres años después ya querían pasar por la vicaría. Pero la madre de Carmen enfermó. La gran Rocío Dúrcal fue diagnosticada de cáncer y su hija no dudó en frenarlo todo para volcarse en los cuidados a su progenitora, quien tristemente fallecería el 25 de marzo de 2006.

Carmen Morales
Gtres

Esa etapa fue muy oscura para una Carmen Morales a la que le costó mucho sobreponerse a la pérdida de su referente, la mujer que le había dado la vida y por quien lo había dejado todo para cuidarla hasta su último aliento. Finalmente y tras superar el duelo, la actriz se vistió de blanco para darle el sí quiero a su chico.

Desde entonces, su historia se escribe desde el hermetismo. Nunca han sido muy dados a las muestras de cariño públicas. Si aparecían juntos era de manera ocasional en algún evento al que habían sido invitados. En redes sociales, más de lo mismo. Casi no hay publicaciones de los dos y el último mensaje de amor de Carmen hacia su marido fue hace casi un año: "Nueve años ya desde este día tan especial para mí. Te quiero mi amor…eres el hombre más bueno del mundo… Te quiero de aquí al infinito, ida y vuelta y los que nos quedan. #Siemprejuntos", le decía.

Claro que, en la vida, las cosas no siempre salen como se desean y ahora la intérprete y el empresario deben hacer frente a esta ruptura. Un adiós que se ha producido de manera amistosa, sin problemas ni hostilidades. Todo ha sido en buenos términos y continúan manteniendo una buena relación. La revista anteriormente mencionada también apunta a que el fin del matrimonio ya es un hecho porque desde hace más o menos diez días que no comparten la casa familiar de Torrelodones, localidad ubicada al noroeste de Madrid.   

Carmen Morales
Gtres

Tantos años juntos y tantas vicisitudes pasadas no merecían otro final que no fuera el de apoyarse mutuamente en todo. Especialmente duro fue la muerte de Rocío Dúrcal, un acontecimiento que fracturó a la familia. Carmen y su hermano Antonio plantaron cara a su padre, Antonio Morales Junior a raíz de desacuerdos con la herencia de la cantante. Ejerciendo el papel suizo se encontraba su otra hermana, Shaila, quien intentó mediar entre ellos. El conflicto se agriaría aún más cuando Junior publicase su biografía, en la que desgranó todo el desacuerdo con sus hijos. Eso significó el detonante por el que Carmen Morales y su hermano decidieron demandar a su padre.

Durante todo este tiempo, Luis Guerra se erigió como el principal apoyo de una Carmen Morales que veía como sus lazos familiares se rompían de la peor manera posible. Para esperar al desenlace del caso hubo que esperar tres años, con la firma de un acuerdo extrajudicial. Por imposible que pareciera, la reconciliación paterno-filial se produjo y tuvo su escenificación -precisamente- en la boda de Carmen con Luis. Allí posaron todos juntos. Además, la novia pudo vivir su gran día junto a su hijo Christian, nacido de una relación anterior con el empresario Óscar Lozano.

Antonio Morales, Shaila Dúrcal, Carmen Morales
Gtres

Tan solo tres años después de su boda y totalmente recuperada del golpe que supuso ver morir a su madre, Carmen Morales se enfrentó a otro revés importante: el fallecimiento de su progenitor. Otra vez tocar fondo y de nuevo obligada a levantarse. Y no fue el único. En esos años, la hermana de Shaila Dúrcal sufrió un aborto, que confesaría años después. Un jarro de agua congelada para enterrar sus sueños de ser madre junto a Luis Guerra, un deseo que jamás se cumplió.

Alberto Ardila

Alberto Ardila

Contando historias objetivas desde mi objetividad y con la pasión del primer día.

Continúa leyendo