De los dos vestidos de novia al cambio de nombre: entramos en la boda secreta de Jennifer Lopez y Ben Affleck

La pareja ha contraído matrimonio este fin de semana en la ciudad de Las Vegas en una pequeña ceremonia a la que solo asistieron sus familiares más cercanos.

El pasado 16 de junio fue la fecha escogida por Jennifer Lopez Ben Affleck y para convertirse en marido y mujer tras retomar su relación a principios del pasado año. La artista y el actor se conocieron en el año 2002 gracias al rodaje de la película Gigli. Por aquel entonces, la cantante de origen puertorriqueño estaba casada con el bailarín Cris Judd, de quien se separó meses después para empezar un intenso romance lleno de altibajos con Affleck. Esto hizo que Bennifer, nombre con el que se ha conocido a la pareja desde entonces, decidieran poner fin a su relación en el año 2004. Durante más de veinte años mantuvieron una buena relación de amistad, aunque no tardaron en rehacer su vida sentimental por separado poco después de su ruptura. El pasado sábado, tras obtener una licencia de matrimonio en el estado de Nevada, se dieron definitivamente el “sí, quiero” en una ceremonia íntima que tuvo lugar en la ciudad de Las Vegas.

"Lo hicimos. El amor es hermoso. El amor es amable. Y resulta que el amor es paciente. Paciente de veinte años", son las primeras palabras de la carta que Jennifer Lopez ha querido compartir con sus seguidores a través de su página web. En ella, la artista estadounidense ha querido resaltar lo afortunada que se siente por poder disfrutar de “una nueva familia maravillosa de cinco hijos increíbles y una vida que nunca hemos tenido más motivos para esperar”. En dicho escrito afirma que ambos se sienten “muy agradecidos de tener eso en abundancia” después de retomar su relación sentimental hace poco más de un año. “Tenían razón cuando dijeron que todo lo que necesitas es amor.  El amor es una gran cosa, tal vez la mejor de las cosas, y vale la pena esperar” ha afirmado la cantante.

Capilla Little White Wedding de Las Vegas
Gtres

Tal y como ha desvelado la propia Jennifer Lopez, el enlace tuvo lugar durante la medianoche del pasado sábado en la capilla Little White Wedding de Las Vegas. Según han informado desde la revista People, se trató de una ceremonia íntima a la que solo asistieron como testigos la madre y los dos hijos de la cantante. “Fue exactamente lo que queríamos. Anoche volamos a Las Vegas, hicimos fila para obtener una licencia con otras cuatro parejas, para que el mundo nos reconozca como socios y declarar nuestro amor al mundo a través del antiguo y casi universal símbolo del matrimonio", ha explicado JLo.

Jennifer y Ben solicitaron la licencia en el condado de Clark para celebrar “la mejor boda posible que nunca podíamos haber imaginado”. Desde el canal estadounidense NBC han informado de que dicha licencia de matrimonio fue expedida para Benjamin Geza Affleck, el nombre completo del protagonista de Pearl Harbour; y Jennifer Lopez, que también aparece identificada como Jennifer Affleck, por lo que la cantante habría decidido adoptar el primer apellido de su marido a ojos de la ley. "Cuando el amor es real, lo único que importa en el matrimonio es el uno al otro y la promesa que hacemos de amarnos, cuidarnos, comprendernos, ser pacientes, amorosos y buenos el uno con el otro” relata la artista, que no ha dudado en afirmar que se trató de “la mejor noche de nuestras vidas”.

Jennifer Lopez no quiso perder la oportunidad de agradecer en esta carta el trato recibido por parte de los trabajadores de capilla Little White Wedding: “Gracias por permitirme usar la sala de descanso para cambiarme mientras Ben se cambiaba en el baño de hombres". Y es que, mientras que Ben Affleck llevó un clásico smoking de saco y camisa blanca, con pantalones negros; la artista estadounidense decidió lucir dos vestidos diferentes. Antes de contraer matrimonio escogió un vestido de corte princesa en tono blanco roto, sin mangas y con detalles brocados; y que combinó con un elegante recogido de media cola obra de su estilista, Chris Appleton. Posteriormente, se enfundó el vestido oficial que lució durante la ceremonia nupcial. Un exclusivo diseño de escote palabra de honor y mangas de encaje al que no le podía faltar el tradicional velo de novia.

"Entonces, con los mejores testigos que puedas imaginar, un vestido de una película antigua y una chaqueta del armario de Ben, leemos nuestros propios votos en la pequeña capilla y nos entregamos los anillos que usaremos por el resto de nuestras vidas” describe la artista. Unas alianzas que, tal y como ha desvelado la propia JLo, disponían incluso de tecnología Bluetooth para la corta marcha por el pasillo de la capilla. La pareja disfruta ya de sus primeras horas como marido y mujer; y Jennifer Lopez no ha dudado en presumir de su alianza en su cuenta de Instagram dando muestras de su felicidad.

Nacho Bellón

Nacho Bellón

Soy de los que piensa que hay pocas cosas más poderosas que una buena historia, y yo solo trato de escribir la mía.

Continúa leyendo