Desvistiendo a Ainhoa Armentia: del fur coat a la mini más viral de Zara

La compañera de trabajo de Iñaki Urdangarin se ha convertido en personaje público y sus estilismos no han pasado desapercibidos.

Hace dos meses, pronunciar o buscar en cualquier navegador el nombre de Ainhoa Armentia solo conducía a resultados vinculados a personas anónimas. Un perfil bajo que viró 180 grados desde el momento en el que esta mujer, natural del País Vasco, apareció en la portada de la revista Lecturas, paseando de la mano de Iñaki Urdangarin por la playa de Bidart. Su vida había cambiado de la noche a la mañana.  Nada volvería a ser igual. La noticia supuso todo un bombazo mediático que sacudió a la crónica social y que tuvo consecuencias casi inmediatas. La más sonada fue la tregua matrimonial que se dieron el exdeportista y la Infanta Cristina.

De la noche a la mañana, las cámaras empezaron a buscarla a todas horas y cada día la esperaban en el despacho de abogados del centro de Vitoria-Gasteiz donde trabaja junto a Urdangarin. Por la mañana para su entrada y a media tarde para la finalización de su turno laboral. A pesar de que su protagonismo en los medios nacionales ha ido aumentando con el tiempo, la abogada siempre ha sabido mantener su saber estar delante de las cámaras. Amén del esperado revuelo mediático orquestado por tratarse de quien se trata, hubo otro centro de atención que en un primer momento pasó desapercibido: su estilo.

Ainhoa Armentia
Gtres

Definida en su perfil de LinkedIn como una mujer ‘emprendedora, polivalente y resolutiva’, desde el primer momento quedó claro que Ainhoa Armentia era una mujer que se preocupaba por su imagen. El 20 de enero fue el primer día que se la fotografió, entrando al edificio de Imaz & Asociados en la capital de Euskadi. Aquella fría mañana se bajó del coche con su larga y lisa melena rubia al viento, protegida con un abrigo de piel con pelo en la zona del cuello, vaqueros y botas.

A los pocos días cambiaría su registro estilístico para dar paso al negro como color protagonista. Plumífero y pantalones de traje acampanados oscuros y un chaleco de ante, con forro de borrego en tono nude. Si algo ha quedado claro en sus pocas apariciones ante los fotógrafos, es que es toda una enamorada de la piel y que maneja tanto jeans como otro tipo de pantalones de estilo más working.

Ainhoa Armentia
Gtres

A la guipuzcoana no le cuesta arriesgar con sus estilismos, y demuestra personalidad con cada uno de sus looks. Quizá uno de los más atrevidos que se le ha visto hasta la fecha por la combinación haya sido el de abriguito, falda corta, medias de color burdeos y botines blancos. También ha dejado patente que cuando se trata de ir a la oficina, es cuando ha de sacar las prendas que ella considera que son las más elegantes de su armario. Otra cosa muy distinta es cuando se le ha visto en su tiempo libre.

Hace unos días se supo que había estado junto a su todavía marido y a sus dos hijos haciendo un plan familiar. De la Ainhoa Armentia de los abrigos y los tejidos de piel se pasó a un tono fashion más suavizado. Un perfil más bajo en el que los leggins mezclados con jerséis y plumas cobraban más protagonismo, en detrimento de los grandilocuentes looks que utiliza para ir al despacho.

La compañera de trabajo de Iñaki Urdangarin tampoco renuncia al estilo low cost. Hace unos días se convirtió en noticia por lucir una prenda de Zara. Se trataba de una falda mini de punto de tiro alto con cintura elástica ideal para el día a día. Sin duda, una de las prendas de esta temporada.

Ainhoa Armentia
@zara

Es la combinación perfecta entre diseño y comodidad. Fabricada con un material que ayuda a estilizar la figura y con un precio de tan solo 19.95 euros. La falda ya se ha agotado en todas las tallas. Todo un fenómeno viral.

Continúa leyendo