Drama en 'Juego de Tronos': muere uno de sus personajes clave

Diana Rigg, conocida por interpretar a Olenna Tyrell en la famosa serie de HBO, ha fallecido a los 82 años de edad a consecuencia de un cáncer.

"Díselo a Cercei. Quiero que sepa que fui yo". Si eres fan de Juego de Tronos seguro que sabes a qué diálogo nos estamos refiriendo. Efectivamente, el momento en que Olenna Tyrell le confiesa a Jamie Lannister el asesinato de su hijo Joffrey Baratheon, poco antes de morir. Su importancia dentro de la trama de HBO es vital ya que envenena al impopular, autoritario e imberbe heredero, esposo de su nieta, Margaery Tyrell. Pese a haber triunfado hace casi cinco décadas, su presencia en la que para algunos es la mejor serie del mundo la hizo conectar con un público más joven.

Diana Rigg
Gtresonline

Ha sido su hija la encargada de anunciar la trágica noticia: "Mi querida madre se ha ido durmiendo plácidamente esta mañana. Ha muerto víctima de un cáncer que le diagnosticaron el pasado marzo. Sus últimos meses los ha pasado recordando con alegría su extraordinaria vida, llena de amor, risas y un profundo orgullo por su profesión. La vamos a echar de menos de una manera que las palabras no pueden expresar".

Diana Rigg
Gtresonline

Natural de Doncaster, una población al norte de Inglaterra,  Rigg empezó pronto a despejar su futuro profesional.  Estudió interpretación en la Royal Academy of Dramatic Art y debutó en la Royal Shakespeare Company en 1959. Entonces llegaría uno de sus grandes papeles, en Los Vengadores, donde interpretaba a Emma Peel, agente secreta y karateka en sus ratos libres.

Si bien es cierto que la fama llegó al final de su carrera gracias a su personaje en 'Juego de Tronos', hay otra conocida saga cinéfila que tiene que lamentar su deceso: las del agente James Bond. Para quien no lo sepa, Diana Rigg tuvo un papel protagonista en 007, al servicio secreto de su majestad'. En esta cinta de los años dio vida a la esposa de un joven George Lazenby, quizás uno de los agentes secretos menos mediáticos. Un servicio que le sirvió para ser considerada una de las mejores chicas Bond de la historia, que no es poco.  Entre otros hitos, merece la pena rescatar su papel como Miss Danvers en Rebeca, un remake televisivo de la novela de Daphne du Maurier, por el que ganó el Emmy en 1997.

Diana era una mujer tremendamente peculiar. El éxito de Juego de Tronos le llegó a la vejez. Una anécdota muy curiosa es que se convirtió en uno de los personajes clave de la ficción sin ser fanática de la serie. Ella reconocía que no entendía en ocasiones los guiones que preparaba HBO y cuando los fans le preguntaban algo relacionado con la serie, contestaba impávida: "No lo sé, nunca la he visto".

Continúa leyendo