El miedo de Marisa Jara durante su parto: “La placenta estaba pegada al útero…”

19 operaciones de endometriosis, cáncer y un covid grave durante el embarazo después, Marisa Jara ya tiene en brazos a su hijo, el gran milagro de su vida.

Dicen que lo imposible solo tarda un poco más. Y si no, que se lo digan a Marisa Jara. Ha tenido que sufrir lo indecible hasta que ha conseguido el gran sueño de su vida: ser madre. Atrás quedan un camino lleno de espinas en la que diferentes problemas de salud amenazan con dar al traste con su deseo. Ahora, la vida le recompensa y acaba de celebrar su primer Día de la Madre con su pequeño en brazos. Su fortaleza en todo este duro proceso tiene nombre y apellidos: Miguel Almansa. Este agente inmobiliario y la exmodelo empezaron a salir en 2020. Ambos tenían claro que el reto era mayúsculo pero solo quien la sigue la consigue.

Con fuerza, optimismo pero no exentos de momentos de bajón, Marisa y Miguel dieron la bienvenida el pasado 1 de abril a un precioso niño que nació en Sevilla, que pesó 4,3 kilos y mide 53 centímetros, según ha desvelado la propia protagonista en una entrevista con la revista Lecturas. Pero un embarazo tan deseado y costoso no podía tener otro final exento de sufrimiento.  La sevillana ha contado durante una extensa charla el durísimo parto al que tuvo que enfrentarse, el último paso antes de tener consigo a su pequeño.

Marisa Jara
Gtres

El alumbramiento se llevó a cabo mediante una cesárea urgente: “El día que cumplía 40 semanas fui a una revisión pero tenía la tensión a 17, muy alta, estaba fatal”, comienza diciendo. El parto era inminente y fue muy costoso porque “el ginecólogo necesitó ayuda de otro para sacar al bebé”. Hubo varias complicaciones: “El niño se había hecho caca dentro. Eso es una complicación muy grande porque se puede infectar. Durante la cesárea me bajó la tensión a 5, sudaba de forma horrorosa…”, continúa explicando.

Hubo un momento que fue tremendamente delicado y solo con escuchar cómo lo narra la flamante mamá se ponen los pelos de punta: “Pasé miedo con lo que escuché. Cuando llamaron a otro ginecólogo y tuvo que venir corriendo y escuché cómo le decían ‘tú coge ese trozo’ y él respondía ‘No, yo cojo este, espérate que se ha roto la placenta”. Y es que ésta estaba pegada al útero, algo que le generó unos dolores insoportables. Fuera se encontraba un impaciente Miguel Almansa, quien tuvo el privilegio de cortar el cordón umbilical de su hijo, algo precioso y que jamás podrá olvidar.

Marisa Jara
Gtres

Marisa Jara no tiene problema en reconocer que “lo pasé muy mal. Me pusieron la epidural pero fue un poco traumático porque eres consciente de todo. Tuve un dolor que sufrí tela. Ya cuando me pusieron al niño, por lo visto empecé a pegar gritos porque me desmayé cuando lo vi”. Pasado ese momento todo fue felicidad. Tan solo unos días después, su cuerpo empezó a recuperarse del nacimiento y ya ha conseguido quitarse gran parte de los kilos que engordó durante el embarazo.

Entre los próximos proyectos que tiene Marisa en el horizonte está el volver a ser madre: “Todavía tenemos dos óvulos y esperma congelados”, cuenta. Pero para ello, los médicos le han recomendado seguir perdiendo peso: “El ginecólogo y el oncólogo me han recomendado adelgazar. El cáncer que tuve fue de grasa que tenía en el estómago y me he vuelto hipertensa”, finaliza.

Hace un par de días, Marisa Jara celebraba su primer Día de la Madre como mamá con una preciosa instantánea junto al pequeño Tomás, que acompañó de un bonito mensaje: “Porque la vida no viene con un Manual de instrucciones, viene con una súper mamá ❤️Feliz Primer mesesito mi amor👶🏻💙Feliz día para mí que me estreno como mamá 🥰👏🏻 Y Felicidades para ti Mamá que dios bendiga tu vida con paz y alegría 🌹❤️”.  Madre e hijo disfrutan además de su primera Feria de Abril juntos, una festividad que Marisa vive con una gran ilusión por celebrarse en su querida Sevilla natal y que su hijo ya conoce. En tan solo unos años podrá entender la pasión con la que se festeja y recordará su primera vez.

Alberto Ardila

Alberto Ardila

Contando historias objetivas desde mi objetividad y con la pasión del primer día.

Continúa leyendo