El regalo en forma de herencia que Alba Santana recibirá de su madre

Los datos del testamento que la hija de la colaboradora ha recibido por parte de sus padres, muestran la generosidad de Mila, frente a la indiferencia de Manolo Santana por su hija.

Alba Santana, hija de Mila Ximénez y Manolo Santana, ocupa hoy todas las portadas de actualidad. La hija del extenista es noticia tras conocerse los detalles del testamento de sus padres. En menos de seis meses, Alba tuvo que hacer frente a la pérdida de sus dos progenitores. Mila Ximénez falleció en junio de 2021, tras más de un año de lucha contra un cáncer de pulmón. Tan solo seis meses después, Alba perdería también a su padre, que murió a los 83 años a causa de un paro cardíaco.

Ana Santana
Gtres

La hija del extenista y la colaboradora se ha convertido estos días en protagonista de la actualidad. Desheredada por su padre en vida, Alba recibirá más de tres millones de euros tras la muerte de su madre, gracias a la disolución de la sociedad que la periodista regentaba en vida. Una decisión que ejemplifica a la perfección, la relación que Alba Santana mantenía con cada uno de sus progenitores.

Ocho meses después de su fallecimiento, la revista Lecturas ha publicado en exclusiva los detalles de la herencia que la colaboradora de Sálvame ha dejado a su única hija. Según esta publicación, Mila Ximénez decidió cambiar algunos de los detalles de su testamento pocos meses antes de morir. Quiso dejar a su hija Alba como única titular de una sociedad que, hasta su muerte, compartía con el hermano de la periodista. Esto hace que Alba Santana sea la única propietaria de los más de tres millones de euros en efectivo con los que contaba dicha sociedad. Este patrimonio no sería lo único que Alba habría recibido por parte de su madre. Mila Ximénez también quiso dejar a su hija innumerables objetos personales de gran valor, y una importante colección de ropa y complementos de grandes firmas.

Esta decisión choca drásticamente con la herencia que Alba Santana recibirá por parte de su padre. La herencia de Manolo Santana está en el punto de mira desde su fallecimiento. Su boda con Claudia Rodríguez en 2013 fue alejando poco a poco al extenista de todos sus hijos; y parece que, tras su muerte, también de su herencia. La viuda de Santana podría ser la única beneficiaria de hasta el noventa por ciento del patrimonio de su difunto marido. La colombiana aparece, desde 2011, como administradora única de la sociedad que gestiona el famoso club de tenis que Santana tenía en Marbella.

A pesar de perder el contacto con Santana durante sus últimos años de vida, Alba no perdió el amor por su padre. “Hemos tenido dificultad para vernos, pero yo lo quiero muchísimo”, declaró en el homenaje organizado a su padre en la Caja Mágica. Una relación que estaba a años luz de la que la joven mantuvo con su madre hasta sus últimos días. Alba y Mila siempre mantuvieron un estrecho contacto, a pesar de las dificultades económicas que obligaron a la periodista a tomar la decisión de ceder la custodia a Santana. “El sacrificio que hizo mi madre me marcó de por vida. Tomó la decisión de que me fuera con mi padre para que viviera mejor” declaraba Alba en Lecturas. Gracias a esta difícil decisión, Alba Santana pudo estudiar en los mejores colegios y tener una vida más acomodada.

Alba Santana vive desde hace unos años en Ámsterdam, junto con su marido y dos hijos. A pesar de la distancia, siempre mantuvo una gran relación con su madre. Mila solía viajar en fin de semana a Ámsterdam para ver a su hija y poder pasar tiempo junto a sus nietos, a los que adoraba. Por otro lado, la relación con su padre se fue enfriando desde el matrimonio de éste con Claudia Rodríguez. La distancia entre ambos fue aumentando con el paso de los años, hasta desaparecer completamente.

Continúa leyendo