Joaquín Sabina se desploma en el escenario y cancela su concierto

Pocos minutos después de haber iniciado el espectáculo junto a Joan Manuel Serrat, el intérprete de ’19 Días y 500 Noches’ sufrió una caía que lo obligó a acudir al hospital

Joaquín Sabina
Gtres

Amarga noche para Joaquín Sabina. Este miércoles, el cantautor celebraba su 71 cumpleaños sobre el escenario del WiZink Center de Madrid, en un concierto junto a su amigo Joan Manuel Serrat. Un show que, lamentablemente, no fue como lo esperaban. Y es que, 20 minutos después de haber iniciado el espectáculo, el intérprete de ’19 Días y 500 Noches’ sufrió un accidente.

Joaquín Sabina
Gtres

Antes de comenzar a entonar las primeras notas, Joaquín Sabina se cayó del escenario. Minutos después, el cante fue evacuado, dejando un vació en el escenario y en incertidumbre a los asistentes, hasta que un mensaje por megafonía los tranquilizó, asegurando que el artista se encontraba bien. Media hora después, el intérprete volvió a salir en silla de ruedas -empujada por Joan Manuel Serrat- y con el rostro afligido. Así, explicó que tenía un hombro “muy muy muy adolorido” que lo obligaba a cancelar el show. El cantante, que no dudó en pedir perdón por lo ocurrido, comentó que el espectáculo se celebrará el próximo mes de mayo, también en el WiZink Center. "No tiren las entradas los que quieran venir en mayo, estamos confirmando el día 22 de mayo", explicaba ante una audiencia que, como no podía ser de otra forma, lo ovacionó.

No es la primera vez que Joaquín Sabina irrumpe un concierto en la capital. De hecho, él mismo recordó su mala suerte, señalando que estas cosas solo le pasan en Madrid. El primero que canceló fue en 2014 por un ataque de pánico y el segundo, cuatro años más tarde, por una afonía. Entonces, se llegó a quedar “mudo” por una disfonía aguda, consecuencia de un proceso vírico. Sin embargo, el susto de la noche de este miércoles fue mayor, ya que el cantante tuvo que ser trasladado al hospital donde ahora se recupera.

Joaquín Sabina, Serrat
Gtres

La gira ‘No hay dos sin tres’ que unió a Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat y que se amplió hasta en tres ocasiones para cubrir la enorme demanda, terminaba, precisamente, este miércoles. Un espectáculo que, sin saberlo, duraría solo 20 minutos. Aun así y pese al amargo momento, los artistas recibieron una gran ovación por parte de los miles de fans que se dieron cita en el WiZink Center y que ahora esperan con ansias al mes de mayo para disfrutar del espectáculo completo de estos grandes amigos. Una noche antes, los cantantes deleitaban en el mismo escenario a quienes iban a ser los penúltimos madrileños en gozar el show.

Continúa leyendo