Vídeo de la semana

Kim Kardashian y las secuelas de su tratamiento vampírico. La socialité gana en los tribunales a los esteticistas de su tratamiento viral

En 2013, la empresaria se sometió a un procedimiento ‘beauty’, denominado facial de vampiro que, según contó en alguna ocasión es “doloroso y duro”

Kim Kardashian
Gtres

Kim Kardashian ha ganado una nueva batalla. La empresaria y Charles Runels han llegado a un acuerdo, casi dos meses después de que ella presentara una demanda contra el médico de Alabama. ¿La razón? Según la socialité, el doctor utilizó su imagen para promover el facial de vampiro que se hizo en 2013. A partir de ahora, de acuerdo con la información presentada por ‘E! News’, “Runels and Cellular Medicine Association no usará el nombre o las fotos de la celebrity y así no relacionar el tratamiento con ella. De lo contrario, mujer de Kanye West continuará con procesos legales en su contra”.

Todo comenzó hace siete años, cuando la protagonista de ‘Keeping Up With The Kardashians’ se sometió a un extravagante tratamiento, denominado facial de vampiro. Un procedimiento que consiste en inyectarle al paciente su propia sangre, la cual pasa por una centrifugadora especializada para separar las plaquetas, las células rojas y el plasma. Según confirmó en alguna ocasión la propia Kardashian, es “doloroso y rudo”. Tras el procedimiento, el médico implicado comenzó a utilizar la imagen de la socialité para popularizarlo. Una acción que molestó a la empresaria y acabó en los tribunales.

El doctor hizo caso omiso cuando Kim Kardashian le pidió quitar todas las fotos en las que aparecía su imagen. Ante la nula respuesta, la pareja de Kanye West decidió demandarlo por infracción de derechos de autor, infracción de marca registrada, asociación falsa, violación del derecho de publicidad, entre otros cargos. El citado portal estadounidense ha informado que, si bien la socialité y su hermana Kourtney Kardashian se sometieron a este facial hace muchos años, ninguna aceptó prestar su nombre para que se le relacionara con el tratamiento.

Aunque ya ha han llegado a un acuerdo, en un primer momento el médico trató de defenderse, asegurando que el método ‘Vampire Facial’ le pertenece a él como propiedad intelectual.

Continúa leyendo