Vídeo de la semana

La familia Franco subasta tres de sus joyas más preciadas a cambio de 168.000 euros

Dos de las tres piezas las había lucido Carmen Franco, única hija del dictador, en público. Se han subastado en Londres

Familia Franco
Gtres

Una polémica subasta organizada en Londres por ‘Christie’s’ bajo el nombre ‘Joyas Importantes’, ha servido para poner en puja tres imponentes joyas pertenecientes a la familia Franco. Dos de ellas (unos pendientes con diamantes de esmeraldas) han sido adjudicadas mientras una tercera -un anillo diamante de talla marquesa de 19,24 quilates - no ha encontrado comprador.

El precio de partida del trío de joyería era de unos 400.000 euros. Si bien solo se pudo recaudar 168.000 euros por este par de piedras preciosas. Las piezas puestas en subasta destacaban por ser un collar art decó con esmeraldas cabujón en forma de pera y diamantes, por un precio de 100.000 libras (unos 117.309 euros). Un lote que partía con un precio estimado de entre 80.000 y 120.000 libras (entre 93.000 y 140.000 euros).

Familia Franco
Christie's

Las dos alhajas que se vendieron las había lucido en público Carmen Franco, hija única del general, que dejó a sus siete descendientes un legado millonario tras su muerte, en diciembre de 2017. La pieza principal del lote a subasta era un anillo con un diamante prominente de 19,24 quilates y otros seis secundarios, valorada por la casa de subastas Christie's en entre 120.000 y 180.000 libras (de 140.450 a 210.680 euros / de 154.565 a 232.000 dólares.

Carmen Franco
Gtres

Son tres de las piezas que los descendientes del dictador heredaron y que pertenecen a su joyero más exclusivo. De hecho fueron lucidas por su única hija, Carmen Franco, en ocasiones importantes. Una de ellas fue en la República Dominicana, durante la boda de su nieto Luis Alfonso de Borbón con Margarita Vargas Santaella, que también ha lucido alguna vez esta alhaja en Madrid.

Diversas estimaciones han cifrado entre 500 y 600 millones de euros el legado patrimonial que heredaron y entre los que se encontraban viviendas, garajes y oficinas. Lo más curioso es que la casa de subastas ha rehusado decir el nombre Franco y ha preferido asociar las joyas a “una familia española”.

Continúa leyendo

#}