La historia de amor de Albert Rivera y Malú: tensiones, urnas y una muy mala pata

Tras el batacazo electoral de Ciudadanos el catalán ha anunciado que deja la política para ser mejor hijo, mejor padre, mejor pareja y mejor amigo

Las elecciones del 10 de noviembre han supuesto un punto de inflexión en la vida de Albert Rivera y, de rebote, también en la de Malú, su actual pareja. Desde que su relación se hiciera pública en el mes de febrero a través de una exclusiva en la revista Semana son incontables las veces que se le había preguntado al líder de Ciudadanos acerca de su nueva pareja, pero no fue hasta ayer, cuando el político catalán anunció su dimisión y su intención de apartarse de la vida pública, que hubo una referencia a quien, a fecha de hoy es la mujer de su vida.

Malú
Gtres

Malú siempre ha sido una mujer esquiva con la prensa y más aún en lo que a su vida personal se refiere. La artista lleva desde enero inmersa en un proceso de recuperación tras haberse lesionado mientras ensayaba para la gira que estaba a punto de empezar y desde entonces sus salidas públicas han sido muy escasas. Aún así, esto no ha impedido que las cámaras captasen imágenes suyas con Albert compartiendo una jornada de  compras en un centro comercial o que hiciera su primera aparición junto a él acompañándolo tras un ingreso médico por una fuerte gastroenteritis.

Albert Rivera
Gtres

Pero al margen de aquel día, en el que quedó patente que su obsesión por la privacidad no estaba por encima de los problemas de salud, Albert y Malú no se han dejado ver juntos de manera voluntaria. Ayer, durante el discurso en el que Rivera anunció que dejaba su partido y la política, el catalán hizo mención a su chica por primera vez y lo hizo de manera directa y agradeciendo su apoyo “contra viento y marea”, dejando claro que el silencio de la sobrina de Paco de Lucía -que muchas voces recriminaron por no romper para apoyar a su pareja- era algo consensuado y que en ninguno de los casos correspondía a una actitud distante de la cantante de ‘Aprendiz’.

Continúa leyendo