Las claves del escándalo que afronta el hijo de Naty Abascal

Salen a la luz las primeras imágenes de Luis Medina tras admitirse a trámite la querella de Anticorrupción, por el cobro de seis millones de euros en comisiones gracias a la venta de material sanitario al Ayuntamiento de Madrid.

El empresario Luis Medina ha conseguido acaparar la actualidad informativa de esta semana, después de que este miércoles se conociera que un juez ha admitido a trámite la querella de Anticorrupción. El hijo de Naty Abascal ha sido denunciado por el cobro de comisiones en la venta de material sanitario al Ayuntamiento de Madrid, y tendrá que declarar junto a su amigo Alberto Luceño por estafa,  blanqueo de capitales y falsedad documental. Un Luis Medina al que captaron en exclusiva las cámaras de Gtres durante la tarde de este jueves, mientras paseaba a su perro por las calles de Madrid.

Luis Medina
Gtres

El titular del Juzgado de Instrucción Número 47 de Madrid ha admitido a trámite este jueves la querella interpuesta por la Fiscalía Anticorrupción contra los empresarios Luis Medina y Alberto Luceño. Los empresarios han sido acusados de “obtener un exagerado e injustificado beneficio económico” por la venta de material sanitario por valor de 15 millones de euros al Ayuntamiento de Madrid al inicio de la pandemia. Una época en la que productos como las mascarillas, los guantes o los test escaseaban en todas las administraciones públicas. Según este organismo, se ha detectado un sobrecoste en la compraventa de estos productos; lo que llevó a los empresarios a cobrar unas comisiones millonarias.

Tal y como ha confirmado Anticorrupción, el precio de las mascarillas se infló hasta un 148 por ciento. En el documento publicado por dicho organismo se dice que el hijo de Naty Abascal obtuvo un total de un millón de euros por intermediar en la operación. También se ha conocido con detalle en qué gastó el empresario dichos beneficios. Y es que, según la información publicada hasta ahora, el marqués de Villalba habría comprado un velero de 13 metros de eslora, por el que pagó un total de 325.515 euros; además de haber adquirido dos bonos de inversión de 200.00 euros cada uno.

Luis Medina
Gtres

Luis Medina parece continuar su vida normal en medio del escándalo, y se ha dejado ver este jueves a las afueras de su casa en Madrid, mientras disfrutaba de un paseo a media tarde junto a su mascota. Unas imágenes en las que se puede ver al empresario con una actitud sumamente calmada, aunque no ha querido hacer declaraciones al respecto: “No tengo nada que decir” comentaba a los compañeros de Gtres. El empresario ha salido de su refugio en medio de una gran polémica que ha llegado a salpicar a José Luis Martínez Almeida, ya que La Fiscalía también sostiene que Medina utilizó su "amistad" con un familiar del alcalde para llegar hasta la directora general de Presupuestos y Recursos Humanos del Consistorio, Elena Collado. Una información que el propio Medina se ha encargó de desmentir: "No he hablado con familiares de Almeida. Cobré un millón, pero no es ilegal".

En una entrevista con el diario El Confidencial, Medina aseguraba que ese millón de euros que obtuvo no es más que "una comisión normal de intermediación", que no ha hecho nada ilegal y añadía que comprende "que haya gente que no lo entienda". El protagonista de esta exclusiva explicaba al medio que su papel en este delicado asunto no fue más allá del de intermediario: “La Fiscalía lo sabe porque yo mismo lo expliqué cuando tuve que declarar. Yo conocía a una persona que, porque trabajaba mucho en China, sabía cómo traer a España mascarillas y otro material. Y un día comenté con una persona que conozco desde hace mucho tiempo, y que prefiero mantener en el anonimato, que era una pena no aprovechar ese contacto para ayudar a algún organismo público”, aseguraba el marqués de Villalba.

Luis Medina
Gtres

El hijo de Naty Abascal también quiso aclarar cuál fue su relación exacta con Collado: "Simplemente la llamé y le dije que podíamos conseguir material sanitario. Y que la llamaría la otra persona, Alberto Luceño (el proveedor del material). Eso fue lo único que hice. No hice nada más” comentaba a este diario. El empresario también aseguraba que trató de negociar de igual forma con otras instituciones: “Pasó lo mismo con otras instituciones con las que contactamos para ofrecerles la posibilidad de venderles material. Estuvimos en conversaciones con el Gobierno alemán y llegamos a firmar un preacuerdo, por ejemplo, pero al final no salió" aseguraba el empresario.

Continúa leyendo