Las pruebas de que Lara Álvarez ha cambiado la vida de Andrés Velencoso

Andrés Velencoso y Lara Álvarez mantienen una discreta relación que ellos mismos ha confirmado a través de su complicidad en redes sociales

Lara Álvarez y Andrés Velencoso forman sin duda una de las parejas del momento. Guapos, mediáticos y con legión de seguidores en las redes, aunque ella le supera claramente con 1,7 millones de followers frente a los 384.000 fans de Velencoso. Desde que este verano se fuera forjando el inicio de un posible romance entre la bella asturiana y uno de los modelos más cotizados del panorama nacional, su historia se ha ido descubriendo, poco a poco, como un secreto a voces. La felicidad en la mirada de Lara es más que evidente en sus últimas apariciones públicas. Acaba de estrenar corte de pelo y todo en ella parece renovarse y brillar. Pero la mayor prueba de que estos influencer viven su mejor momento juntos, pese a que ninguno de ellos ha querido confirmar ni dar detalles de su romance, es su interacción en redes sociales. Se dedican mensajes, comentan posts y se comunican a través de un código muy personal y de pareja. Solo ellos lo saben y quienes los conocen, aseguran que están aún conociéndose y felices.

Poco partidarios de dar pistas personales, los hechos les delatan, más aún, porque descubrimos que es la primera vez que actúan así. Si recordamos el noviazgo que mantuvo Velencoso con la actriz Ursula Corberó, todo es muy diferente, al menos, de cara a la galería de seguidores: sólo un mensaje durante los 3 años que estuvieron juntos. Nada de nada, ni una felicitación, ni un cariño. Nada de interactuar en las redes. Velencoso nunca le dedicó un segundo a ese tipo de comunicación. Con Lara todo ha cambiado, tanto que incluso ha compartido una imagen con su perro, el famoso Choco. Corberó, por su parte, felizmente unida hoy al actor argentino Chino Darín, no para de prodigar su admiración y amor por su chico en las redes.

Desde que Laruka, nombre de Lara Álvarez en Instagram, volviera del reality de televisión que la mantuvo en Honduras 3 meses, hasta el pasado julio, y viajara sola a Vietnam y Camboya, en busca de nuevas experiencias, reflexión y serenidad, su página de Instagram fue cambiando en contenido. Fueron llegando los primeros indicios de que algo pasaba en su vida y ese algo tenía el nombre del modelo geronés. Frases de ella como la de “Si las miradas hablaran”, con una imagen de Lara mirando a cámara feliz y sonriente, o el ya conocido cariñoso y felino ‘Miau’, como respuesta de él a una fotografía que acababa de colgar Lara en su IG, fueron solo el principio.  La  pareja saltaba la barrera y se comunicaban sigilosamente frente a sus miles de seguidores. Mención aparte, aquel ‘Anda, anda, uff, pum” comentario de Lara a una fotografía de un imponente Andrés, posando en vaqueros con el torso al descubierto en un precioso día de sol. La última, publicada este viernes, es nuestra preferida. Él tumbado en el suelo y abrazado al perro de ella, Choco, un labrador del que siempre ha declarado estar enamorada, ¿pero tanto como de Velencoso?

Continúa leyendo