Los planes de la reina Isabel en la lucha contra el coronavirus

Por primera vez en la historia de la realeza británica, la mujer del duque de Edimburgo tomará medidas drásticas debido a la crisis sanitaria que azota el mundo entero

reina Isabel
Gtresonline

No son tiempos fáciles para ningún país, los casos de contagios por coronavirus siguen aumentando y los fallecimientos, aunque a la baja, no terminan de cesar. La reina Isabel, considerada factor de riesgo debido a su edad ha tomado una decisión muy importante. Según fuentes citadas por The Sun, una vez terminen sus tradicionales vacaciones en su residencia de Balmoral tiene previsto quedarse en Windsor en lugar de regresar a Buckingham. Una decisión para salvaguardar su salud y estar lo menos expuesta a la Covid-19.

reina Isabel
Gtresonline

De esta manera, el Castillo de Windsor se convertirá (temporalmente) en su residencia principal, por lo menos lo que queda de 2020, tal y como afirman fuentes cercanas a palacio que cita a Sunday Times. La soberana, se desplazará a Londres en determinadas ocasiones y en las que sea seguro hacerlo para evitar cualquier tipo de exposición con el virus. Este hecho hace historia, ya que de ser así sería la ausencia más prolongada de la reina Isabel en Buckingham. Durante los 68 años de reinado, nunca antes había ocurrido algo así.

reina Isabel
Gtresonline

En el caso de que la pandemia no hubiera existido, la madre del príncipe de Gales hubiera vuelto a Londres tras sus vacaciones de la época estival que pasa en Balmoral. Se puede decir, que es una manera ‘voluntaria’ de confinarse, pero no lo hará sola. El duque de Edimburgo (factor de riesgo por el mismo motivo, la edad), también estará junto a su mujer, como ya hicieron el pasado mes de marzo. El citado medio también ha explicado: "El deseo de volver a Buckingham y que sea el lugar de trabajo está ahí, pero solo si todas las recomendaciones relevantes sugieren que es apropiado hacerlo".

reina Isabel
Gtresonline

Si todo va bien, una de sus apariciones públicas podría tener lugar el próximo mes de noviembre para celebrar el Día del Armisticio, fecha que marcó el final de la primera guerra mundial y donde se rinde homenaje a los caídos. Aunque los preparativos ya están en marcha teniendo en cuenta todas las medidas sanitarias, aún es pronto para determinar si finalmente la reina Isabel podría acudir o si se pudiera celebrar la ceremonia como se viene haciendo cada año. Una vez más, el coronavirus hace mover los numerosos planes y eventos de la agenda real.

Continúa leyendo