Vídeo de la semana

María Pombo reaparece frente a los medios tras su paso por quirófano

"Todo ha ido bien en el postoperatorio, aún se tiene que deshinchar un poco", ha dicho María Pombo sobre su rinoplastia

María Pombo
Gtres

El año de María Pombo ha comenzado con un gran cambio físico. Hace unos días, la influencer pasaba por quirófano para hacerse un pequeño retoque en la nariz, en la que tenía varios problemas después de rompérsela dos veces durante su adolescencia. Era ella misma la que desvelaba su operación en varias stories de Instagram en las que, además de mostrar cómo fueron aquellas roturas, hablaba sin problemas de los motivos que la habían empujado a hacerlo.

Desde entonces, ya han pasado varios días y María se ha podido quitar la férula y retomar su día a día, lo que le ha permitido acudir a uno de los desfiles de la MBFWM, el de Pertegaz, donde ha hablado de cómo se encuentra con su nueva nariz.

María Pombo
Gtres

Estoy super bien, llevo doce días operada, tiene que bajar todavía, es la segunda operación que he tenido que realizar, pero muy bien, muy contenta. No he sufrido nada y no he notado un gran cambio en mi cara, que eso es importante y nada muy contenta. Se lo conté a todos mis seguidores porque yo no me puedo aguantar nada y lo tengo que contar todo porque si no, no estoy cómoda”, comenzó explicando con la naturalidad que la caracteriza.

“Siento que no me he operado, no he sufrido ningún día, no se me ha hecho largo. De hecho, me había bloqueado como un mes o dos los eventos y llevo doce días y estoy cómoda. Así que fenomenal. Mi marido me ha cuidado muchísimo, es que Pablo... es total. Pablo siempre es lo mejor, estaba muy atento todo el rato”, dijo sobre su marido, Pablo Castellano, con quien se dio el ‘sí, quiero’ el pasado mes de junio.

María Pombo
Gtres

Sobre su vida más personal, María quiso dejar claro que no sabe cuándo formarán una familia.  “Al 2020 no sé si le pedimos un bebé porque cada vez que engordo un poco me preguntan si estoy embarazada, ¡es una presión! A veces es malo porque no sabes si esa persona está intentándolo y no puede o ha sufrido algún aborto, entonces hay que tener un poco de cuidado. No es mi caso. Pero hay que tener cuidado porque no se sabe si esa persona puede estar sufriéndolo. Yo estoy desando formar una familia, pero tengo 25 años, no quiero correr… Por ahora estamos tomándonos un tiempo de matrimonio”.

Continúa leyendo