Vídeo de la semana

Marta Luisa y Ari Behn, una historia de amor con trágico final

Fueron muchas las ocasiones en las que la pareja luchó para que su amor no tuviera final, pero no fue posible

Chamán Durek, Marta Luisa de Noruega
Gtres

“Voy a morirme solo, sin ninguna compañía. Solo y amargado. Es como si nunca fuera capaz de atarme a algo del todo”. Ari Behn, ex marido de la princesa Marta Luisa de Noruega y padre de sus tres hijas, declaraba abiertamente a los medios sus problemas depresivos. Este miércoles decidía morir voluntariamente. La noticia cayó como una bomba en el Palacio Real de Oslo. Escritor danés, relacionado con la generación del llamado Realismo Sucio, Ari Mikael Behn enamoró a la princesa Marta Luisa, primogénita de los Reyes Harald y Sonia de Noruega, nada más verla. Fue un auténtico flechazo con el que atravesaron el rechazo tanto de su familia como de todo el pueblo noruego, quienes no vieron con buenos ojos semejante unión.

Tras acabar sus estudios de Literatura Inglesa en Oxford, Marta Luisa regresó a Oslo en 1999 para iniciar Fisioterapia, su verdadera pasión junto a los caballos y la hípica. Fue una de sus profesoras quien un día le presentó a su hijo: era escritor, solo un año menor que ella y acababa de volver de Estados Unidos. Fue mirarse y reconocerse al segundo como su media naranja. La Princesa habló con sus padres, los Reyes Harald y Sonia, protagonistas también de una difícil historia de amor que, tras diez años de clandestinidad, fue aprobada por el Rey Olaf de Noruega ante la insistencia de su hijo, primer monarca europeo en contraer matrimonio con una mujer de origen plebeyo. Harald de Noruega no podía negarse.

Ari Behn, Marta Luisa de Noruega
Gtres

Marta Luisa esperó un tiempo prudencial y en mayo de 2002 se casaba con el hombre de su vida en la Catedral de Nidaros. Llovía, pero la novia no iba tener una vida afortunada. El escritor y la princesa pasaron juntos 14 años de amor y colmaron su unión con la llegada de tres hijas, Maud Angélica (16), Leah Isadora (14) y Emma Tallulah (11), sin embargo, las luces y las sombras fueron sucediéndose sin descanso. Primero, un comunicado del Rey Harald en el que limitaba públicamente las funciones de su yerno: solo participaría en actos privados y no tendría ningún papel institucional ni en la familia Real. El joven matrimonio se instaló el campo, en una preciosa casa, herencia del abuelo Rey Olaf. La princesa renunció a sus derechos Reales. Quería ser libre, sin abandonar su puesto en la línea de sucesión tras su hermano Haakon (y sus futuros hijos), vivir por su cuenta y junto a su marido escritor. Empezó grabando un disco con el coro de Godspel de Oslo e hizo una pequeña gira ya embarazada de su primera hija. Era el verso suelto de la Familia Real Noruega. Behn, que había cosechado éxitos desiguales con la publicación de varias novelas y cuentos, se revela poco a poco como una persona depresiva. Marta Luisa, entregada por su parte a sus hijas y al mundo de la energía y la sanación, abre una escuela de parapsicología en 2003. Es la princesa libre que paradójicamente vive encadenada a la depresión de su marido. En 2012 se trasladaron a Londres. Las crisis se agravan. “Tengo tres hijas a las que adoro y ellas me ayudan a levantar el ánimo, pero en general soy un depresivo crónico y parece que cada día es peor y peor. Ellas son lo mejor del mundo, pero reconozco que soy un compañero de viaje muy difícil. Creo que más tarde o más temprano se verán obligadas a echarme a patadas de casa”, declaraba el escritor en 2009 a la revista noruega Massiv. Pocos años después, en 2016 y ya de vuelta en Oslo, llega la dolorosa separación y el final de su historia de amor. Comparten la custodia de sus hijas y van manteniendo como pueden la cordialidad en circunstancias muy complicadas. Él publica “Infierno”, una obra en la que relata su año posterior al divorcio de Marta Luisa y viaja a España en un intento de refugiarse con amigos y poniendo tierra de por medio.

Hace pocas semanas declaraba que esta Navidad pasaría unos días con su exmujer, sus tres hijas y el Chaman Durek Verret, pareja actual de la princesa. Algo debió cruzarse trágicamente en su frágil ánimo que le hizo tirar la toalla definitivamente. El 25 de diciembre lo encontraron muerto en su domicilio de Lommedalen. La televisión noruega informaba: "Con gran dolor en el corazón, los familiares más cercanos de Ari Behn informamos hoy de que se ha quitado la vida. Pedimos respeto a nuestra vida privada de ahora en adelante”.

Continúa leyendo

#}