Vídeo de la semana

Paz Vega revela su particular “metoo” con algunos directores españoles

La actriz ha contado en una entrevista algunas de sus experiencias a lo largo de su extensa carrera

Paz Vega
Gtres

Paz Vega está de vuelta. La actriz regresa a la gran pantalla con “The bra”, una versión moderna de Cenicienta que se rodó en Bakú (Azerbaiyán) y que supone una arriesgada apuesta, no solo porque es muda, sino porque, además, no gustó en exceso a las autoridades del país de rodaje porque mostraba una realidad que quizás no querían que se vieran, lo que generó algunos problemas durante el mismo. Con motivo de este estreno, la intérprete ha concedido una entrevista al diario “El País”, donde repasa algunos de los detalles de su prolífica carrera.

“Fue una una aventura muy intensa, se rodó en condiciones duras porque lo que sale en la película es real: en Bakú hay una zona en la que los trenes de mercancías pasan pegados a una casas donde viven muchas familias”, ha explicado la artista, que ha matizado que el Gobierno no está orgulloso de esta situación, por lo que en algunos momentos aparecía la policía a echar al equipo de rodaje.

Aunque en estos momentos ya se encuentra en España, Vega ha desarrollado gran parte de su carrera en Estados Unidos, precisamente en el momento en el que estaba en auge la figura de Harvey Weinstein, a quien tuvo la oportunidad de conocer.

Sobre si en España se han producido situaciones similares a las provocadas por el productor, la actriz mantiene que “es posible que haya figuras parecidas en nuestro país”. En su caso, resalta que ha vivido escenarios diferentes: “yo lo que me he encontrado aquí son comentarios de mal gusto y cuando he tenido que enfrentarme a un director, lo he hecho. Decirle “yo eso no lo hago”, y que me respondiera una barbaridad y yo otra”, asegura en su entrevista al diario. La intérprete mantiene que eso le ha pasado desde el principio de su carrera e insiste en que se ha encontrado con directores que la han engañado: “ha habido directores que me han engañado, que se ponen de acuerdo con un actor para que te quites el sujetador prometiéndote que no se va a ver nada, que te taparán y luego en el estreno irme al ver que me habían engañado. Y lo que te fastidia no es que se vea el pecho, sino que se rían de ti, el ninguneo”, afirma. Una situación que asegura que ahora es imposible que pase, porque existe una conciencia de alerta.

Continúa leyendo